Grease

domingo, noviembre 19th, 2017

En 1.971 se estrena en el «Kingston Mines Theatre» de Chicago, el musical «Grease», que sería posteriormente conocido en España como su original en inglés y en la mayoría de Hispanoamérica como «Brillantina», ejerciendo Jim Jabobs y Warren Casey como guionistas y compositores, añadiéndose la colaboración ocasional en alguna de las canciones de John Farrar, integrante del grupo británico «The Shadows» y con los bailes destacados de Ronna Kaye. El título obedece al conocido peinado «greased back», exponente estético de la cultura suburbana de los denominados «greasers». Al año siguiente se logra el debut en el «Broadhurt Theatre» de Nueva York y en 1.973 la producción cruza el charco y se representa en el «New London Theatre» de Londres.

Se cuenta el amor surgido entre una pareja de adolescentes llamados respectivamente Danny y Sandy, desarrollándose la acción en el estío del verano de 1.959, al comienzo de su ultimo curso en el «High School», coincidiendo con la época del más genuino «Rock and Roll» y expuesta a importantes cambios sociales y estructurales; descubriéndose además una pandilla de chicos algo malotes amigos de Danny, un grupo de chicas románticas y soñadoras, aunque sin perder éstas últimas cierto ápice de rebeldía y un extravagante seminario de docentes, intentando lidiar entre todos a una serie de insólitas situaciones a lo largo del curso académico; con descaro y en la mayor parte de las veces insolencia, el «Respetable» se ve sobresaltado por contenidos polémicos como el primer afecto, los enfrentamientos inter-generacionales, el descubrimiento del sexo o los embarazados no deseados.

Es a mediados de la década cuando surge el proyecto de adaptación cinematográfica de la obra, contando principalmente con la financiación de la «RSO Records», la distribución de la «Paramount Pictures», la producción de Robert Stigwood y Allan Carr, la dirección de Randal Kleiser, la fotografía de Bill Butler, las animaciones de John Wilson, la musicalización añadida de Michel Gibson, la repetida coreografía de Ronna Kaye, el libreto de Bronte Woodard y la edición de Robert Pergament y John F. Burnett. Se opta por un amplio casting donde tienen cabida los nombres de John Travolta, Olivia Newton-John, Stockard Channing, Jeff Conoway, Barry Pearl, Michael Tucci, Kelly Ward, Didi Conn, Jamie Donnelly, Dinah Manoff, Eve Arden, Dody Goodman o Sid Caesar; es absolutamente sorprendente en los actores elegidos para encarnar los roles de los distintos estudiantes de secundaria, hubieran cumplido unos cuantos años de más, siendo el caso de John Travolta (23), Olivia Newton-John (29), Storckar Channin (32), Jeffe Conoway (26) o Barry Pearl (27), aunque este hecho se reiteraría en posteriores realizaciones de similar materia.

El guión de Woodard introduce una serie de cambios con respecto a la representación en tablas; se traslada la historia de Illinois a California y se dulcifica la temática pasando por alto los asuntos más discutibles o escabrosos, abogando por la simplificación y una cierta frivolidad. Se introducen tonadas nuevas creadas por Barry Gib, miembro de «Bee Gees», contemporizando más de esta forma con las noveles progenies. Las filmaciones tienen lugar en Los Angeles y en poblaciones de su área metropolitana como Malibú y Venice durante el verano de 1.977. Finalmente se exhibie la cinta por primera vez oficialmente ante el público el 16 de junio de 1.978.

El resultado en rollos de celuloide es un auténtico torbellino de alegría y optimismo, en una manufactura asequible pero sumamente sugerente. Es precisamente esta superficial falta de pretensiones y el no poseer complejos añadidos, la que convierte a la cinta en única; transformándose en un creación redonda, donde con poco material se consiguen unos resultados enormemente atractivos en todos los aspectos.

Película exponente de una determinada generación, pero los nacidos posteriormente, nos hemos dejado con gusto, el caer rendidos ante su embrujo de humor, despreocupación y vitalismo a raudales; se mitifica la época de los últimos 50 y primeros 60, igualando e incluso superando en algunas composturas al cosmos creado en filmes anteriores de componente semejante como «American graffiti» de George Lucas en 1.973.

Kleiser se muestra como un artesano sumamente eficaz y responsable ultimo de un arduo engranaje; se había iniciado en la dirección con las cintas rodadas para la Televisión como «Dawn: Retrato de una huida adolescente» en 1.975 y «El chico de la burbuja de plástico» en 1.976, donde demuestra un inusitado don para retratar el romance juvenil; los fotogramas de Butler están llenos de luz y color indicativos de un alborozo no siempre contenido, los cartoons de los epígrafes de crédito resultan especialmente simpáticos, llenos de referencias al mundo de los más mozos y la «Guerra Fría», la banda sonora de Gibson es un complemento perfecto para las canciones, destacando los títulos de «Summer Nights» y «Greased Linghtinin» de Jabobs y Casey, «You´re the one tha I Want» de Farran y el añadido de «Grease» de Gibb, la coreografía de Kaye está provista de duende y solicitud, el libreto de Woodard a pesar del blanqueamiento inicial, adquiere en visibles matices un tono irónico, aunque no todo el mundo lo capta a primeras, el montaje de Pergament y Burnett es notoriamente hábil y dinámico, siendo uno de los grandes atractivos del producto final.

Las interpretaciones por parte de los figurantes son grandiosas, descollando personalidades como John Travolta, transfigurándose en Danny, completamente provisto de energía y versatilidad, habiendo ya trabajado con Kleiser en «El chico de la burbuja de plástico» en dos ejercicios anteriores y convertido en una auténtica estrella tras su paso por «Fiebre del sábado noche» del inglés afincado en Norteamérica John Badham en 1.977, la australiana Olivia Newton-John, encarnando a Sandy, llena de firmeza y compostura, ya poseedora en aquel momento de toda una consolidada carrera como cantante, incluso habiendo participado en el «Festival de Eurovisión» de 1.974 representando a Reino Unido; entre los interpretes secundarios destacaríamos a Stockard Channing, en el rol más complejo y lleno de claroscuros de todo el reparto y la corrección formal de Jeffe Conoway, Barry Pearl y Dinah Manoff.

Desde el momento de su primera comercialización la película logra un inusitado éxito de taquilla tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Hay que decir que la aureola de Travolta se extigue tras «Grease» comenzando una negra etapa de ostracismo profesional, participando en trabajos de nulo interés y no volvería a brillar con luz propia hasta su redescubrimiento por parte de Quentin Tarantino en la sugerente y perturbadora «Pulp Fiction» en 1.994.

One Response to “Grease”

  1. Explosión de alegría contagiosa y enormemente vitalista. La banda sonora de mi juventud.

Leave a Reply