Canino

miércoles, junio 21st, 2017

Tras su estreno oficial en el «Festival de Cannes» del 2.009, causó una muy buena impresión en la «Crítica especializada» y en la mayoría del público, al poder observar una película insólita, rompedora, transgresora, caricaturesca, a la par de espeluznante. Representaba el tercer largometraje del griego Yorgos Lanthimos, que había debutado en la realización con la comedia «Mi mejor amigo» en 2.001, en colaboración con Lakis Lazópoulos, continuando con el drama «Kinetta» en 2.005, que le supusieran ser considerado como uno de los más llamativos cineastas de su generación en el país del sur de Europa.

«Kynódontas», traducida a la lengua castellana como «Canino», encarnaba un importante esfuerzo de la ateniense «Boo Produtions» fundada solamente dos años antes, consiguiendo la distribución de la también helénica «Feegool Entertaiment», contando principalmente con la producción ejecutiva de Iraklis Mavroidis, Athina Rachel Tsangari y Yorgus Tsourianis, la fotografía de Thimos Bakatatakis, los decorados de Elli Papageorgakopoulou, los efectos especiales de George Alahouzos y Roulis Alahouzos, el montaje de Yorgos Mauropsaridis, junto con un casting constituido mayoritariamente por Christos Stergioglou, Michelle Valley, Aggeliki Papoulia, Mary Tsoni, Christos Passalis y Anna Kalaitzidou.

El mismo Lanthimos al lado de Efthymis Filippou, elaboran un guión original donde se pretende contar una rara historia protagonizada por un matrimonio de mediana edad de apariencia burguesa y padres de tres hijos, dos chicas y un chico que han alcanzado la veintena, sometidos desde pequeños a un rígido código de conducta, sin ningún tipo de influencia exterior ya que nunca han traspasado los límites de su hogar formado por una vivienda unifamiliar y un pequeño jardín; Creen que los aviones que ven en el cielo son juguetes, el mar es un tipo de silla forrada de cuero o que una pequeña flor amarilla es un «Zombie». El progenitor es propietario de una empresa de seguridad y sólo una persona no perteneciente a la familia tiene el permiso de entrar en la finca y es Christina, empleada de la compañía del ascendiente a condición de ser llevada con los ojos vendados; ésta dentro del domicilio ofrece, con el beneplácito de los cónyuges, servicios sexuales al muchacho y practica morbosos juegos eróticos con la moza más mayor. Hechos como la entrada en la morada de un perro no suficientemente entrenado, la muerte de un gato o la introducción de unos «DVDs», trastocaran la hasta entonces aparentemente existencia «idílica» de esta chocante parentela y ocasionando a partir de entonces hechos de inusitada violencia.

El traslado de todo este universo creativo a fotogramas supone ante todo una visión subjetiva, donde cada espectador encuentra sus propias respuestas y provocando a la vez tanto fuerza como reflexión. Podemos observar un estimulante ejercicio fílmico, dotado de un potentísimo poder de atracción dentro de unas premisas muy atractivas aunque unidas a cierta introspección e insolencia.

Lanthimos no muestra, a pesar de todo, mucha ambición, pero se recrea en una innata capacidad para sorprender, buscando lo ilógico y lo no-convencional, engendrando un imaginario propio y singular, que no le impide tener una notable influencia creativa por parte de maestros como Luis Buñuel, Pier Paolo Pasolini , Michael Haneke y David Lynch, a la par de inspirarse en la temática de recientes producciones norteamericanas excesivamente comerciales como «Buscando a Eva» de Hugh Wilson en 1.999 y «El Bosque» de M. Nigh Shyamalan en 2.004 y a escabrosos sucesos recientes como el secuestro de Natasha Kampusch y el «Caso Fritzl» acaecidos en Austria.

El libreto se exhibe entro lo ácido y fulgente, sazonado por un humor mordaz y aunque resulta una narración cargada de angustia más por la crueldad de las situaciones que por la dureza de las mismas imágenes; con una trama excesivamente abstracta, provista de ingredientes absurdos, donde apenas se vislumbra la tenue separación entre el humor y el horror, a lo que añadimos cierto desorden argumental, adoleciendo de intensidad en los momentos claves y con sujetos escasamente perfilados.

Al final de todo queda convertida en una fábula grotesca, provista de parodia, perversidad, horror, perturbación, dureza y frialdad, en que la definición de los géneros se difuminan entre una comedia negra, drama psicológico y cuento perverso; nos envuelve una turbadora cotidianidad, como si ese microcosmos no fuera más que un reflejo y no tan distorsionado de las sociedades contemporáneas, unido a un retrato decadente del propio género humano.

Las estampas gracias a la profesionalidad de Bakatatakis resultan muy sugerentes, sazonadas por una puesta en escena impecable por parte de Papageorgakopoulou y unos efectos especiales llenos de inventiva gracias a la labor de George Alahouzos y Roulis Alahouzos y sin olvidarnos de la edición precisa y dinámica de Mauropsaridis, a lo que añadimos una muy buena dirección de actores destacando las interpretaciones extrañas y poco académicas de Christos Stergioglou como el padre, Michelle Valley como la madre, Angeliki Papoulia como la hija mayor, Mary Tsoni como la hija pequeña, figurante recientemente fallecida, Christos Passalis como el hijo y Anna Kalaitzidou como Christina, promoviendo todos credibilidad y carisma a situaciones superficialmente ilógicas o disparatadas.

En el certamen cinematográfico de la Costa Azul donde la cinta fue presentada, Lanthinos obtuvo el reconocimiento del «Jurado» en las secciones de «Una cierta mirada» y «Juventud». Ese mismo año la producción recibió el galardón de «Mejor Película Fantástica» y su responsable el de «Mejor Director Revelación» en el Festival Internacional de Sitges y fue la gran triunfadora de la noche de los premios de la «Academia Griega de Artes Cinematográficas» en su edición en 2.010, acaparando los laureles en las especialidades de «Mejor Filme», «Mejor Director», «Mejor Guión» en Lanthimos y Filippou , «Mejor Actriz» en Angeliki Papoulia, «Mejor Actor» en Christos Stergioglou, «Mejor Actor de Reparto» en Christos Passalis , «Mejor montaje» en Mauropsaridis, «Premio Especial para Mejores Efectos Especiales e Inovación» en George Alahouzos y Roulis Alahouzos.

One Response to “Canino”

  1. Extraña, pero sumamente llamativa. La encuentro muy morbosa e incluso malsana.

Leave a Reply