La vida de Brian

sábado, octubre 22nd, 2016

En los llamativos y brillantes años 60 en Gran Bretaña, una serie de jóvenes estudiantes universitarios procedentes de los elitistas campus de Oxford y Cambridge, fuertemente influenciados por las artes escénicas, deciden crear un variopinto grupo de humor que lo denominan como «Monty Phython», del cual formaban parte los ingleses Graham Chapman, John Cleese, Eric Idle, Michael Palin y el galés Terry Jones, para posteriormente incorporarse el estadounidense con residencia en Europa Terry Gilliam. Tras una serie de exitosas giras teatrales por todo el país, reciben la propuesta por parte del canal privado «ITV» para la puesta en marcha de un show televisivo, rechazándola en cambio de otra de mayor cuantía económica de la estatal «BBC»; el resultado final será «Monty Phython’s Flying Circus», que entre 1.969 a 1.974, se convertiría uno de los programas con mayor audiencia en el Reino Unido.

El primer salto a la «Gran Pantalla» de todo el conjunto se produce con el estreno en 1.972 de «Se armó la gorda», una recolección de los «sketches» más destacados de su trabajo en Televisión, contando con una duración de 84 minutos; el primer filme propiamente dicho del colectivo se produce con la comercialización de «Los caballeros de la mesa cuadrada» en 1.974, codirigida por Jones y Guilliam, con un guión escrito por todos los componentes, que también participan como intérpretes, construyendo una parodia desternillante sobre el mito artúrico; en 1.977 Guillian se encarga de la realización de «La bestia del reino», cinta que no resulta técnicamente del grupo pero que cuenta con Palin y Jones en el casting, donde se vuelve a caricaturizar la tenebrosa Edad Media y el siguiente ejercicio de 1.978 es testigo de la primera exhibición oficial de «The Rutles», en la que tampoco interviene todo el entramado y contando con la dirección y libreto de Idle, con la contribución en el elenco de Palin y que partiendo con la premisa de un falso documental, se narra la evolución musical y su impacto en la sociedad de una banda de pop procedente de Liverpool, extrañamente asemejada en casi todos los aspectos a «The Beatles».

El año 1.979 significa la vuelta de los «Monty Phython»como grupo al cine, coincidiendo con la subida al poder de Margaret Thatcher; el proyecto lo denominan «Life of Brian», traducido en todo el mundo hispánico como «La vida de Braian», con la realización de Jones, un guión de todo el colectivo, que asimismo concurren en el reparto junto con otros figurantes como el neozelandés Terence Bayler, y los británicos Carol Cleveland, habitual partícipe del entramado y que anteriormente ya había trabajado en «Monty Phyton’s Circus» y en «Los caballeros de la mesa cuadrada», a la par de Kenneth Colley o Sue Jones-Davies.

Se pretendía hacer una visión humorística de todo lo concerniente al «Nuevo Testamento» y asumiendo que esta proposición iba a causar ciertas asperezas en importantes segmentos del público. Asegurándose desde un principio la financiación de la «EMI Films», a la postre su directivos se niegan a continuar con la colaboración, siendo salvado el propósito «in extremis» por el ofrecimiento de capitalización por parte del ex Beatle George Harrison, que incluso para conseguir el objetivo tuvo que crear su propia productora «HandsMade Films» e hipotecar su casa más su estudio de grabación.

Contando con un presupuesto no especialmente holgado de 3.000.000 de libras esterlinas y con un rodaje en Túnez en las localidades de Monastir, donde poco tiempo antes el ultracatólico Franco Zeferelli dirigiera las tomas de su «Jesús de Nazareth», junto con Susa, Cartago y Matmata, disponiendo como extras a los habitantes locales y a divertidos turistas occidentales.

Tras su acabado final nos encontramos con un cóctel explosivo de irreverencia, farsa, creencias y política, donde todo parece desatinado y extravagante, dentro de unos postulados absurdos, surrealistas y ácidos, llenos de referencias contemporáneas. Se nos antoja una obra cinematográfica cercana en algunos semblantes a la perfección.

Podemos observar que incluso es un producto más irónico y cortante con respecto a las ideologías que el propio hecho transcendental, considerando a las primeras como la verdadera religión del siglo XX y es especialmente aguzado sobre todo con ese tipo de izquierda mojigata y academicista creadora del concepto de lo «políticamente correcto», incapaz de ver más mundo fuera de las aulas y bibliotecas y anquilosada en prejuicios y poses.

Contra lo que pueda parecer desde un principio no se quiere contar la historia de Jesús de Nazareth, si no de un personaje ficticio llamado Brain Cohen, cuya vida se mezlca con el «salvador»; nacido por casualidad en un establo a escasos metros del alumbramiento del «Mesías», síendo confundido por los «Reyes Magos» que ven el niño el verdadero «Rey de los judíos» regalándole los consabidos presentes de oro, incienso y mirra y posteriormente cerciorados de su error corren para quitárselos de los manos; Braian crece como un mozo idealista contrario a la ocupación romana a pesar de que su madre en un afán de sinceridad le informa que es el hijo bastardo de un invasor; Mientras asiste al «Sermón de la montaña» se enamora de una chica rebelde llamada Judith y por ella se une al «Frente Popular de Judea» una organización de resistencia que intenta secuestrar a la hija del gobernador pero en la operación se encuentra que otro grupo rival «Frente Popular Judaico» pretendíendo el mismo propósito y creando una situación disparatada: Tras varios contratiempos incluido el ser abducido por parte de una nave xstraterreste suponíendole a Braian el comienzo de una grandilocuencia seudo-religiosa, atrayendo cada día más seguidores que lo ven como un auténtico líder espiritual que a la larga significará su condena en la cruz.

A pesar de lo simplista que en ocasiones se puede vislumbar, el texto resulta muy sólido, enriquecido por multiples lecturas, en unos diálogos maravillosos y geniales unido a unos tronchantes «gags» que resultan inolvidables para el espectador. Las glosas son excelentes, donde parecen que todos dan lo mejor de sí, en la que con pocos actores dan vida a numerosos roles, provocando que muchos vean en esta creación como la mejor película cómica de la Historia.

El debut oficial en Estados Unidos fue el 17 de agosto de 1.979, estrenándose en Gran Bretaña el 8 de noviembre del mismo año y como era de esperar causó una agria polémica en círculos cristianos, especialmente católicos y anglicanos y en sectores del judaísmo, lo que obviamente hizo subir la recaudación de la película, provocando que sea hasta el momento el mayor éxito comercial de los Monty Phython.

One Response to “La vida de Brian”

  1. Desternillante y provocativa, lo mejor del grupo. Es una de mis pelos favorita.

Leave a Reply