Star Wars: episodio IV, Una nueva esperanza.

martes, enero 12th, 2016

Producciòn estadounidense, mostrada al pùblico por primera vez el 25 de mayo de 1.977, llamada en un principio como «Star Wars» (literalmente La Guerra de las Estrellas en inglès) y presentada en la mayorìa de los paìses hispanos como «La Guerra de las Galaxias». Con su reestreno resmasterizado y con la sustituciòn de determinadas escenas de elaboraciòn artesanal por novedosos resultados digitales en 1.997, fue titulada esta vez, en el mundo castellano-hablante como su original en la lengua de Shakespeare y ante la comercializaciòn de las tres precuelas, «Star Wars: episodio I, La amenaza fantasma» en 1.999, «Star Wars: episodio II, El ataque de los clones» en 2.002 y «Star Wars: episodio III, La venganza de los sith» en 2.005, la primigenia cinta recibiò la denominaciòn definitiva de «Star Wars»: episodio IV, Una nueva esperanza».

Nos encontramos ante todo con una idea personal de George Lucas, cineasta nacido en la localidad californiana de Modesto el 14 de mayo de 1.944, estudiante de la escuela de cine de la University of Southern California, donde compartiò aulas entre otros con Francis Ford Coppola y Jim Morrison. Junto con Coppola crean la productora American Zoetrope, sìendo el primer proyecto de esta compañìa el distópico film «THX 1138, cuyo debut oficial fue en 1.971, con guiòn y direcciòn del propio Lucas; pelìcula con escaso èxito comercial pero que a dia de hoy es vista como una cinta de culto por un buen nùmero de seguidores. En 1.972 èl de Modesto crea su propia empresa cinematrogràfica «Lucasfilm Ltd, que financia su siguiente largometraje estrenado en el año 1973, contando con el importante apoyo de la «Universal Pictures» y teniendo el sugerente tìtulo de «American Graffiti» (ya comentado en este blog), una brillante visiòn del paso de la adolescencia a la vida adulta en un grupo de jòvenes en los llamativos primeros sesenta, obtenìendo un buen resultado en cuanto al nùmero de espectadores y reconocimiento acadèmico al ser nominado para la edición de los Oscars en 1.974 en las especialidades de Mejor Pelìcula, Mejor Director, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guiòn Original y Mejor Montaje.

En las postrimerìas de 1.973, todo 1.974 y los primeros meses de 1.975, Lucas escribe agitadamente un libreto cuyo planteamiento principal le estaba rondando en mente desde su etapa universitaria. Su confecciòn fue muy compleja, con muchos cambios de forma y altibajos, acumulando ideas y propuestas que muchas no se vieron a la luz; el californiano querìa llevar a la Gran Pantalla un ejemplo genuino de una «Space Opera», tèrmino con que los anglo-sajones indentifican a un subgènero dentro de la ficciòn, donde las aventuras clàsicas tìenen una continuaciòn en mundos fantàsticos y futuribles, con presencia de extrañas civilizaciones alienìgenas. Para todo este magno programa, George Lucas se ve fuertemente influenciado por parte del «Western» clàsico, los comics de los años 30 de Flash Gordon y ante todo del filme de Akira Kurosawa «La fortaleza escondida» del año 1.958, otra nueva vuelta de tuerca del tema de luchas de samurais en un Japòn medieval por parte del maestro de Shinagawa.

Se cuenta la historia en una galaxia muy lejana regida por una república democràtica que engloba una infinidad de planetas y sistemas solares, teniendo como guardia pretoriana a una especie de guerreros mìsticos, llamados «Caballeros Jedis» y donde a pesar del caràcter progresista y avanzado del propio règimen, no se escapa del càncer de la corrupciòn y los personalismos. Por otra parte la convivencia se ve obstaculizada por los intereses de la «Confederaciòn de Comercio» que impone una serie de bloqueos a las entidades que no aceptan sus exigencias, tensiones que culmina con la formaciòn de la denominada «Confederaciòn de Sistemas Independientes» con el objetivo de separse de los republicanos, originando una serie de guerras que traerà como consecuencia el fin de la democracia interestelar y la formaciòn de un imperio autoritario y militarista. El autor desecha todo este material inicial que lo reutilizarà en las cintas de la futura franquicia en 1.999, 2.002 y 2.006 y se centra en 19 años despuès del comienzo de la dictadura, donde surge un movimiento de resistencia denominado «Alianza Rebelde» que aspira con restaurar las libertades; se entra en un estado de paroxismo bèlico cuando la princesa Leia Organa, lìder de los subversivos es capturada por las fuerzas imperiales al mando del ignominioso Darth Vader y su ayudante, el siniestro y frio Grand Moff Tarkin. Serà el jòven procedente del austero planeta de Tatooine Luke Skywalker, que aleccionado por el maestro Obi-Van Kenobi un antiguo «Caballero Jedi», intentarà librar a la chica de las garras de Darht Vader, secundado por el cìnico contrabandista Han Solo, el socio de èste Chewbacca y los entrañables robots R2D2 y C3PO.

El guiòn es provisionalmente acabado en el verano de 1975 y comienza a gestarse la preparaciòn previa de la cinta, donde George Lucas se encargarìa tambièn de la direcciòn y de la producciòn ejecutiva compartiéndola con Gary Kurtz, que ya habìan colaborado juntos con la misma responsabilidad en «American Graffiti»

Debido a la complejidad y ambición del proyecto, Lucas se dà cuenta que su pequeña productora, no puedo levarlo a cabo en solitario y contacta con las «Majors», siendo la primera elegida la «Universal Pictures» que ya habìa participado en su anterior pelìcula, pero las negociaciones no llegaron a un buen puerto y posteriormente se comunica con la «20th Century Fox», donde bien pronto se logra un principio de acuerdo, a pesar que los ejecutivos del Estudio no las tenìan todas consigo acerca de la concepciòn inicial, ya que la seguìan viendo con mucha recelo, no confiando en unos posibles buenos resultados en taquilla; consecuencia de ello fue su renuncia a los derechos del merchandising, que en cambio los iba a retener el realizador, creyendo que los posibles beneficios iban a ser irrisorios, cuando en la posteridad cosecharon incluso màs rentabilidad que la propia exihibiciòn de la cinta. Tras la firma del contrato, los directivos exigen un rodaje ràpido, casi a contra-reloj para su estreno para las navidades de 1.976.

Al haber abdicado tiempo atràs la gran compañìa a tener su propio departamento de efectos especiales, Lucas crea «Industrial Light& Magic» como secciòn de la «Lucasfilm ltd; en un almacèn en la localidad de Van Nuys, en la àrea metropolitana de Los Angeles, profesionales del ramo como John Stears, John Dykstra, Richard Edlund, Gran McCume y Rober Blalack, crean a base de la tècnica del control fotogràfico del movimiento una ilusiòn òptica con respeto al tamaño de los objetos, obteniendo de este modo un hàbil resultado en las maquetas. En el casting de actores se opta por rostros desconocidos como Mark Hamill en el papel de Luke Skywalker, a Carrie Fisher que recrea el cometido de la princesa Leia Organa, un Harrison Ford, que ya trabajara a las ordenes de Lucas en «American Graffitti», que encarnarìa a Han Solo; aunque tambièn se busca a secundarios de lujo como el britànico Peter Cushing, uno de los rostros màs conocidos de los filmes de terror y misterio de la mìtica Hammer, para representar a Grand Moff Tarkin, asi como el gran caballero de las tablas y del cinema del Reino Unido sir Alec Guinnes en la piel de Obi-Wan Kenobi. Menciòn aparte merece los contratos de David Prowse, Peter Mayhew, Antony Daniels y Kenny Baker que iban a actuar sin vèrselas las caras, enfundados en extraños atuendos, desempeñando respectivamente los roles de Darth Vader, Chewbacca, C-3PO y R2-D2. Como director de fotografìa se encomienda a Gilbert Taylor, para los encargados en sonido se buscan a Don MacDougal, Ray West y Bob Minkler y Darek Ball, y para los efectos especiales sonoros se piensa en Ben Burtt, en la direcciòn artìstica se confía en John Barry, Norman Reynolds, Leslie Dilley y Keny Baker, para el vestuario se requiere en John Molly y se solicita la composiciòn de la banda sonora a John Williams

Se inician las tomas a principios de 1.976 en la localidad tunecina Matmata, en la gobernaciòn de Taooine, en el cruce de la frontera con Argelia y Libia, en ignotos parajes donde comienza el desierto y teniendo el personal al completo teniéndose que enfrentarse a extrañas tormentas de arena que dificultaron enormemente la labor; posteriormente todo el equipo se traladò a los «Estudios Elstree», en Gran Bretaña para la filmaciòn de los fotogramas en interior, aunque las contrariedades continuaron debido a un incomprendido estilo de Lucas en la direcciòn, con escasa empatìa y acercamiento personal a los ìntèrpretes, junta a una desgana y poco convicciòn por parte de los mismos actuantes al considerar el argumento como demasiado infantilizado y poco sòlido, aunque con el paso de los días se fueron limando asperezas y todo llegò a feliz tèrmino. Para la parte final se captan unas pocas escenas añadidas en Parque Nacional de Tikal en la selva guatemalteca.

Terminado el rodaje, se inicia un hercùleo trabajo de montaje por parte de, mujer del realizador Marcia Lucas al lado de Paul Hirsch y Richard Chew, donde la propia complejidad de la labor hizo imposible que estuviera terminada para la prevista muestra oficial de la cinta para finales de año y de este modo obligar posponer su debut para la primavera de 1.977.

El resultado fìlmico es apabullante y lleno de brillo, donde se combina en partes iguales ciencia ficciòn, aventura, acciòn, èpica y humor. Vemos un universo fantástico, lleno de lugares màgicos y personajes de los màs pintorescos, formados por seres vivos de diferentes especies y androides que forman una extraña mega-comunidad.

Lucas cambia por completo, no sòlo el concepto del cine, si no tambièn de todo el mundo del espectàculo, convirtiéndose en un autèntico prestidigitador de la pantalla, que tìene la extraña facultad de poder acercarse al respetable, en una gran factura tècnica y de figuras inolvidables que permanecerán para siempre en la memoria audio-visual de varias generaciones

Los efectos especiales de Jonh Stears, John Dykstra, Richard Edlund, Grant McCune y Robert Blalack estàn lleno de seducciòn y encanto y a dia de hoy resultan hasta simpàticos. La direcciòn de actores a pesar de los impedimentos anteriormente comentados resulta genial y grandiosa, logrando dar carisma y sintonìa a los ejecutantes principales, destacando las interpretaciones de Harrison Ford llena de garra e indisimulado entusiasmo y los siempre agudos y comedidos Peter Cushing y sir Alec Guinnes. El diseño artìstico de la mano de John Barry, Norman Reynolds, Leslie Dilley y Roger Christian es sencillamente màgnifico, de un nivel irrepetible, lleno de colorido y hechizo. El vestuario responsabilidad de John Mollo va la zaga de los decorados, sin caer en un patetismo kitsch como en otras producciones del mismo gènero han sucumbido. La fotografìa, trabajo del operador Gilbel Taylor es sublime, de marcado brillo y contraste y un claro ejemplo de lo que algunos definen como representaciòn inteligente. A la que sumamos una arrolladora y èpica banda sonora surgida de la batuta de Jonh Williams. Sin olvidarnos de un montaje àgil, ràpido y preciso de Marcia Lucas, Paul Hirsh y Richard Chew.

El filme desde su estreno consiguiò un abrumadora notoriedad econòmica con 461 millones de dòlares recaudados sòlo en Estados Unidos y unos 775,4 millones de dòlares en el resto del mundo, convirtièndose en la segunda pelìcula màs taquillera de la Historia, segun la inflaciòn anual, sòlo superada por «Lo que el viento se llevò» de Victor Fleming.

En la velada de los «Oscars» de la edición en 1.978 la cinta fue una de las grandes triunfadoras de la noche, recibiendo los galardones de Mejor Direcciòn Artìstica en John Barry, Norman Reynolds, Leslie Dilley y Roger Christian, Mejor Diseño de vestuario en John Mollo, Mejores Efectos Especiales en John Stears, John Dykstra, Richard Edlund, Grant McCune Y Robert Blalack, Mejor Montaje en Marcia Lucas, Paul Hirsch y Richrd Cheww y Mejor Banda Sonora en John Williams, Mejor Sonido en Don MacDougall, Ray West, Bob Minkler, y Dereck Ball y finalmente el Premio Especial al Mèrito a Benjamin Burtt por los efectos especiales sonoros.

Se continua la saga con «El imperio contraataca» en 1.980, rebautizada ùltimamente como «Star Wars: episodio V, El imperio contrataca» y «El retorno del Jedi en 1.983, cuya nueva denominaciòn es «Star Wars: episodio VI, El retorno del Jedi». Tras la muestra de las tres precuelas, que a pesar de las vistosas innovaciones tecnològicas, adolecian del brio, de la gracia y la cercanìa de los protagonistas primordiales anteriores. Es en las navidades de 2.015 cuando se produce el debut mundial de «Star Wars: episodio VII, un regreso de los atractivos figurantes de la vieja producciòn de 1.977, aunque con algunos años de màs; un sentido reconocimiento de la cinta que alterò la nociòn del «Show business hace ya unas cuantas dècadas.

3 Responses to “Star Wars: episodio IV, Una nueva esperanza.”

  1. Me encanta, no sólo cambió el concepto de obra cinematográfica, cambió también el concepto del entretenimiento.

  2. Lo mejor de la Ciencia Ficción.

  3. Es la memoria audi-visual de varias generaciones; sólopor eso merece un puesto importante en la historia del Cine.

Leave a Reply