Gran Torino

sábado, febrero 1st, 2014

El «Ford Torino» ha sido un automòvil producido por la multinacional estadounidense Ford Motor Company, comercializado esencialmente para el mercado domèstico entre los años  1.968 a 1.976, llamado asì en honor de la capital del Piamonte y principal sede de la industria italiana del motor. Inicialmente era una versiòn de lujo del «Ford Fairlame», que la misma compañìa fabricara entre 1.962 a 1.970 y asignàndole al «Torino» como una subserie del «Fairlane», pero es partir del comienzo de la dècada de los 70, cuando se cambian los papeles y el «Fairlane» es determinado como subserie del propio «Torino» y desapareciendo un poco después su propia denominaciòn.

En 1.972 se pone a la venta el modelo «Gran Torino», con un diseño completamente nuevo, con un motor màs potente y buscando una mayor seguridad, aparte de ello se crea la versiòn deportiva, el «Gran Torino Sport», que consiguiò un gran èxito entre los aficionados del ramo. Los propio modelos del «Gran Torino» entre los años 1.974 y 1.976, se hicieron muy populares para los telespectadores de medio-mundo, gracias a sus apariciones en la serie «Starsky y Hutch», donde era el coche de los protagonistas y convirtiéndose en un icono de la època en el subconsciente colectivo de varias generaciones.

Todas estas circunstancias han motivado que este «modelo» en cuestiòn, se haya configurado en uno de los sìmbolos de la industria automovilìstica estadounidense, pujante y poderosa en otras èpocas y  que su principal emplazamiento, la ciudad de Detroit, junto con su àrea metropolitana, en el estado de Mîchigan, disfrutara de un auge econòmico y social sumamente llamativo.

Con la grave crisis de la industria automovilìstica norteamericana entre 2.008 y 2.010, motivada por la subida de los precios del combustible y la competencia feroz de marcas japonesas y en menor medida europeas, junto con los efectos perjudiciales de la crisis financiera que comenzaba en aquellos años, llevaron a una situaciòn insostenible, sobre todo a los tres grandes grupos (General Motors, Ford y Chrysler), obligando al gobierno federal a un rescate, en un paìs històricamente susceptible a cualquier intervencionismo pùblico en la actividad econòmica.

La ciudad de Detroit y su zona de influencia se viò fuertemente golpeada por estos hechos, creàndose una coyuntura social y econòmica muy conflictiva, con un paro que según algunos analistas llega a un 50 por ciento y con una disminuciòn notable de poblaciòn, siendo un ejemplo muy determinado de lo que es la decadencia de un espacio urbano. La difícil situaciòn financiera del Ayuntamiento de la urbe llevò a declararse en banca rota.

Esta compleja realidad inspira al cineasta Clint Eastwood, para protagonizar, dirigir y producir la pelìcula «Gran Torino», estrenada en Estados Unidos el 12 de diciembre de 2.008, significando la vuelta a la «Gran Pantalla» del californiano tras cuatro años de ausencia, tras tambièn protagonizar, dirigir y producir «Million Dollar Baby» en 2.004, que recibiera 4 premios «Oscars» en la edición en 2.005. Con estos antecedentes el filme de Eastwood creò unas fuertes expectativas tanto de crìtica como de pùblico.

Rodada en Detroit y en poblaciones de su conurbaciòn como Highland Park, Center Line, Warren, Royal Oak y Grosse Pointe Park, en que se supo captar con habilidad el ambiente social de las mismas, con un guiòn firmando por Nick Schenk, que se muestra fresco e intuitivo, junto con una banda sonora eficaz y sugerente compuesta por Jamie Collum, Michael Stevens y Kyle Eastwood, hijo del propio Clint; la cinta desde el primer momento obtuvo una buena recaudaciòn, tanto en Norteàmerica, como en el resto del mundo, sin embargo no consiguiò ninguna nominaciòn para la ceremonia de los «Oscars» en 2.009, creàndo una fuerte controversia y siendo la gran triunfadora en aquella edicciòn con 8 estatuillas «Slumdog Millionaire», dirigida por el inglès Danny Boyle, el mismo que realizarìa la  retransmisiòn de la ceremonia de apertura de los Juegos Olìmpicos de Londres de 2.012. En cambio en Europa, «Gran Torino» tuvo un mayor reconocimiento acadèmico, al obtener el Cèsar a la Mejor Pelìcula Extranjera en 2.009.

Nos encontramos con una pelìcula que refleja de forma sincera y con muy pocos artificios la actual situaciòn de Estados Unidos, con una sociedad cambiante, donde la escala de valores establecida en la naciòn después de la II Guerra Mundial y en los años de la «Guerra Fría» màs candente hizo moldear a toda la colectividad y se da el paso a una realidad distinta y puede que un poco màs compleja, donde las èlites se quieren adaptar a un nuevo mundo con la apariciòn en la escena econòmica internacional de nuevos paises emergentes, se sigue temiendo al terrorismo yihadista, pero se empieza a renunciar a las aventuras militares exteriores y en el fuero interno flutuan los porcentajes raciales y ètnicos, sìendo el comienzo del fin de la hegemonìa comunitaria de los anglo-sajones que dura desde la època colonial. Pero no se observa por parte de Clint Eastwood un deseo de ser ante todo un narrador de la realidad, ni pretende elaborar un sesudo anàlisis sociològico, simplemente cuenta una historia en medio de toda esta existencia, lo que hace màs verìdica y màs cercana la descripciòn.

Eastwood consigue un filme magistral, desgarradoramente hermoso, dotado de una paràbola directa, sin apenas artificios, en una sobriedad imponente y elaborado con naturalidad, emociòn y franqueza, lo que no impide que nos encontremos con un producto enteramente efectista y vistoso. Se caen en tòpicos y lugares comunes y no se huye intencionadamente de clichès y esterotipos, pero el realizador logra encajarlos a todos gracias a su buen oficio y carisma.

Hay una excelente planificaciòn de la puesta en escena unido un soberbio control de los ritmos, con una habilidad innata en dominar los tiempos y donde se sabe utilizar muy bien las càmaras. La direcciòn de actores es exquisita, donde todos los personajes estan enteramente tratados, como si no se dejara nada al azar.

El argumento es asequible y en momentos emotivo, aunque sin caer en juicios morales ni adoctrinamientos; Walt Kowaski (Clint Easwood), jubilado de la industria del motor y antiguo combatiente de la guerra de Corea, residente en los suburbios de la decaìda ciudad de Detroit y donde parece que todo su mundo interior se desmorona; su esposa acaba de fallecer, no se lleva bien con sus hijos y nietos, no comprende al joven pastor de su iglesia (Christopher Carley), odia a los asiàticos y su barrio antes habitado por familias trabajadoras de raza blanca, ahora està poblado por personas procedentes del Sudeste Asiàtico, pertenecientes en su mayor parte a la etnia hmong, sìendo èstos refugiados de los règimenes comunistas de Laos y Vietnam y acogidos en Estados Unidos. La pertenencia màs querida de Kowaski es un Ford «Gran Torino» de 1.972, que da tìtulo al filme y visto màs bien como recuerdo de otras èpocas màs radiantes. Una noche Kowaski descubre a un joven hmong, llamado Thao (Bee Vang), intentado robar su preciado vehìculo. Kowaski interroga a un asustado Thao y se entera que la sustracción era una prueba de valor para entrar en una banda callejera, que por otra parte presiona al chico asiàtico y a su hermana Sue (Ahney Her). Kowaski, sorprendièndose a si mismo, intentara ayudar a los dos jòvenes.

7 Responses to “Gran Torino”

  1. Me encanta esta peli.

  2. Non son gran partidario do cinema de Eastwood, pero este filme gùstame.

  3. Interesante reflexiòn sobre la crisis automòlivista y su incidencia social.

  4. bonita reflexiòn

  5. Refleja muy bien la realidad, tanto de USA como del resto del mundo occidental.

  6. Gran pelicula.

  7. Grande pelicula y gran director y actor.

Leave a Reply