La Lista de Schindler

jueves, marzo 28th, 2013

A la figura de Steven Spielberg se le habìa considerado, sobre todo desde la Crìtica màs snob como un gran ilusionista, capaz de vender muy bien sus productos cinematogràficos en el Gran Pùblico, de utilizar un sentimentalismo barato para acercarse a las masas, de establecer un ritmo ràpido y frenètico para no aburrir a los espectadores, de no intentar profundizar en los personajes para acercarse al tramo de edad màs joven, de dar demasiadas facilidades a quien observa sus filmes; en suma, verlo como un gran realizador tècnico, de marcado caràcter comercial, de un excelente artesano, pero no de un verdadero autor.

Esta visiòn de Spielberg cambiò por completo en el estreno en 1.993 de «Schindler’s List»,traducida al castellano como «La Lista de Schindler», su pelìcula hasta el momento màs personal, donde demostrò ser un cineasta con garra y acercarse a la estela de los grandes realizadores del Sèptimo Arte, capaz de crear una gran obra maestra, con una belleza cinematogràfica impresionante. Y este esfuerzo fue reconocido por la Academia Estadounidense de Cine, recibiendo el Oscar a la Mejor Pelìcula, al Mejor Director en Steven Spielberg, al Mejor Guiòn Adaptado en Steven Zaillian, a la Mejor Direcciòn Artìstica en Allan Starski y Ewa Braun (ironìa de la Historia), a la Mejor Fotografía en Janusz Kaminiski, al Mejor Montaje en Michael Kahn y a la Mejor Banda Sonora en John Williams.

Adaptaciòn al cine de la novela del escritor australiano Thomas Keneally «El Arca de Schindler» publicada en 1.982. donde se relata las peripecias del empresario alemàn Oskar Schindler por intentar salvar a un numeroso grupo de judìos polacos de ser exterminados durante la II Guerra Mundial. Desde el momento de la salida al mercado de la obra, Spielberg tubo el deseo de llevarla al cine, pero no fue hasta principios de los 90 cuando el realizador pudo hacerlo; esta tardanza no sòlo se originò por la bùsqueda de financiaciòn, si no tambièn por el fuerte impacto emocional que podìa provocarle  al director, al ser Spielberg de origen judìo y cuando familiares suyos fueron vìctimas del Holocausto. Por este motivo la realizaciòn de «La Lista de Shindler» fue una autèntica catarsis para el realizador, donde quiso reflejar todo el horror que puede causar el propio hombre a sus semejantes, donde se arrastra al espectador hacia los rincones màs lòbregos del ser humano; sin embargo tambièn es un canto de esperanza al humanismo, de lo positivo que puede habitar en la alma de cada hombre. Nos encontramos con una pelìcula verdaderamente conmovedora.

Nos topamos con un filme con una poderosa y compleja narraciòn, que desarma al propio espectador, producìendole una angustia casi inaguantable debido a la empatìa que se puede sentir por algunos de los personajes condenados al mayor de los suplicios que se pueden establecer; ello provoca una especie de desolaciòn que no deja indiferente a nadie, es una cinta lleno de un carisma hipnotizador y donde se combina sabiamente crueldad y realismo. Sin embargo es una pelìcula delicada, hermosa, con una abultada conciencia crìtica,que en ningun momento cae en sentimentalismo manipulador ni esterotipos, aunque en algunos fragmentos, sin pretender hacerlo, se ve desbordada por algún maniqueísmo, que el propio director intenta concienzudamente moderarlo con rigor històrico, relato intimista, estilo casi  documental  y objetividad narrativa y tratar el desarrollo de la trama con gran elegancia y sutileza.

Es una cinta con gran poder visual y descriptivo, aunque Spielberg hàbilmente la hace comedida en algunas ocasiones, no caen en artificialidad, sin apenas escenas prescindibles, con un ritmo perfectamente sincronizado y la utilizaciòn de tècnicas narrativas clàsicas. La ambientaciòn es soberbia, el rodaje en escenarios reales de Cracovia y el campo de exterminio de Auschwitz en Polonia le da un marcado caràcter naturalista, a ello se le añade un deslumbrante blanco y negro que nos hace recordar los grandes clàsicos del pasado

La direcciòn de actores es sencillamente excepcional, donde se combina el acercamiento a la psicologìa de los personajes principales con gran reparto coral, tenìendo los personajes secundarios tambièn una gran riqueza de matices; Spielberg logra fusionar la Infrahistoria con la Gran Historia de forma brillante y única.

 Podemos considerar «La Lista de Schindler»como una gran pelìcula de actores, destacando el norirlandès  Liam Neeson, que lleva el peso del personaje principal de Oskar Schindler, donde desde una ambigüedad calculada desde las primeras secuencias, consigue manejar el cambio gradual que se ve sometido; el britànico de origen indio Ben Kingsley, el inolvidable Ghandi de Richard Attenborogh, que se pone en la piel de Itzhak Stern, el contable judìo de Schindler, sìendo su conciencia y donde muestra una humanidad y sutileza cautivadora, y sin olvidarnos del inglès Ralp Fiennes, genial en su encarnaciòn de Amon Goth, el pervertido oficial de la SS, una verdadera muesta de lo despiadado que puede llegar a ser el Hombre.

La trama resulta sencilla y conmovedora, el hombre de negocios Oskar Shindler, nacido en el seno de la minorìa alemana de Moravia, durante la època del Imperio austro-húngaro y afiliado al Partido Nazi, llega a la poblaciòn polaca de Cracovia poco despues de la ocupaciòn del paìs por la Wehrmacht, con el objetivo de conseguir un buen negocio aprovechàndose de la situaciòn bèlica y crea una fàbrica de utensilios de cocina y llega a un acuerdo con el comandante de las tropas de ocupaciòn de la zona para que se le sirva como mano de obra esclava a judìos procedentes del Ghetto de la ciudad y pronto tiene como ayudante al hebreo Stern, con una gran habilidad para la contabilidad y los negocios. La llegada como comandante militar del Ghetto de Cracovia, Amon Goth empeora aùn màs la situaciòn de los judìos y finalmente decide una violentoa evacuaciòn de los hebreos, cuya visiòn por Shindler supone en cierto modo un punto de inflexiòn de la conciencia de èste. Los judìos de Cracovia son llevados al campo de concentraciòn de Plaszow, donde Goth se divierte asesinando algunos internos desde el balcòn de su vivienda oficial con un rifle de precisiòn; Shindler consigue de Goth que le ceda internos del campo para su factorìa y Stern con habilidad logra que algunas personas sin habilides tènicas ni formaciòn necesaria entren a formar parte del personal de la empresa del moravo, salvàndoles asì la vida. Cuando por parte de las autoridades alemanas se decide enviar a los judios internados en Plaszow llevarlos al campo de exterminio de Auscwitz, Shindler logra comprar a unos cuantos hebreos a Goth y los envìa a la poblaciòn de Brnenec, en Moravia, localidad natal del empresario, donde quiere volver a poner en marcha una factorìa, ahora de material bèlico y vivir de nuevo junto con su esposa (Juanse Olivero)  después de vida llena de infelicidades. Shindler realiza en su propia fàbrica una serie de actos de auto-sabotaje, ya que no quiere ser parte del esfuerzo de guerra del Reich. El final de la guerra supone la liberaciòn de los judìos y la huida de Shindler al lado de su mujer al haber sido miembro del Partido Nazi.

Aunque resulte tòpico decirlo, «La Lista de Shindler» es un filme de escenas destando el internamiento de los judìos en el Ghetto de Cracovia, con el desprecio de una parte de la poblaciòn polaca de religiòn catòlica y etnia eslava, llena de un anti-semitismo secular; la llegada de Shindler a su nuevo apartamento en Cracovia, donde escuchando una melancólica canciòn folklorica hùngara, se viste con las mejores galas, culminando con ponerse la insignia nacional-socialista en el ojal de la chaqueta; la entrada de Shindler en un club lleno de oficiales nazis, gracias al soborno a un camarero, mientras suena el  tanago de Carlos Gardel, «Por una Cabeza»; la ejecuciòn de un anciano judìo en medio de la nieve por ser manco; la terrible evacuaciòn del Ghetto de Cracovia, con la niña con el abrigo de color rojo, único en color en medio de un fotograma en blanco y negro, como simbolo de esperanza, que segun ultimas informaciones, esta niña, ahora ya adulta, el rodaje de esta secuencia le supuso un deterioro de su salud psicològica; los asesinatos de Goth desde el balcòn de su vivienda oficial; las fiestas de los nazis en la vivienda oficial de Goth, exponente del glamour del poder absoluto y el desprecio hacia los otros; de la llegada de nuevos internos a Plaszow y su exàmen mèdico al aire libre; la evacuaciòn de los niños para Auschwitz,mientras suenan sencillas canciones infantiles, el terror de las prisioneras al entrar en las duchas del campo de exterminio de Auschwitz; la irrupciòn de un oficial sovietico a caballo en la fàbrica de Brnecec en anunciando la liberaciòn de los prisioneros.

10 Responses to “La Lista de Schindler”

  1. Es verdaderamente uno de los grandes clàsicos del cine. Su poder es subyugador e inquietante. Es una de mis pelìculas favoritas.

  2. Intersante film.

  3. es verdaderamente una pelìcula que llama la atenciòn desde el principio, es una muestra de buen cine.

  4. Hermoso filme, ¡Si Señor!.

  5. Hermoso y humano; lo mejor de Spielberg.

  6. Es la mejor peli de Spielberg.

  7. Pelìcula con una gran humanidad, Spielberg tambien lo demuestra en Lincoln

  8. Me gusta su sabia utlizaciòn del blanco y negro.

  9. Està èsplendido Spielberg.

  10. Me gustas como escribes, Carlos.

Leave a Reply