Blade Runner

jueves, marzo 21st, 2013

Considerada por la crìtica como una de las mejores pelìculas de ciencia ficciòn de la historia, vista como una cinta de culto por una parte importante de espectadores, sin embargo en la fecha de su estreno el 25 de junio de 1.982 fue un fracaso en taquilla; producciòn estadounidense aunque con un director de origen britànico como  Ridley Scott, que con anterioridad habìa dirigido dos filmes, «Los Duelistas» en 1.977 y «Alien, el Octavo Pasajero» en 1.979, pelìculas  dotadas de un gran poder visual notablemente influenciadas por el lenguaje publicitario, sector donde Scott habìa trabajado con anterioridad.

Es significativo que en este film tenga hasta siete versiones diferentes, el montaje domèstico, para el mercado estadounidense, el montaje internacional, sobre todo dirigido para el pùblico europeo, con màs violencia gràfica y contenido sexual, el montaje para televisiòn, todavìa màs light que el domèstico, dos copias de trabajo, una de las cuales se comercializò en 1.991 como la versiòn del director sin la autorizaciòn del propio Scott, por la que èste replica con la mercantilizaciòn de su propio montaje en 1.992, siendo esta versiòn la màs reconocida y aclamada por la Crìtica y la que convirtiò a la producciòn en un filme de culto y finalmente el denominado montaje final del año 2.007, donde se intenta fundir todos los montaje.  Pelìcula basada vagamente en la novela de Philip K. Dick «¿Sueñan los Androides con Ovejas Elècticas», publicada en 1.968, una amarga reflexiòn sobre el mundo futuro desde una perspectiva filosòfica e incluso teològica donde lo humano se ve corrompido por lo artificial, en un mundo decadente, casi sin esperanza  y donde ni tan siquiera existe una mìnima desidencia contra este estado de cosas. Hampton Francher y David Peoples elaboran un guiòn desde este relato pero con notables diferencias de tiempo y lugar, asi como el nùmero de personajes y actitud de èstos propios personajes; se amplia notablemente la visiòn distópica con respeto a la novela, acercándose a las variantes del ciberpunk, en una realidad de gran avance y desarrollo de la tècnologia pero en cambio con una baja calidad de vida de la mayorìa de la poblaciòn; nos encontramos con un guiòn muy elaborado, de estructura casi perfecta, donde cada personalidad queda definida, con un nùmero inusual de registros dramàticos, con dialogos breves, pero profundos. La fotografìa de la mano de Jordan Cronenweth utiliza una gran perspectiva aèrea o atmòsferica que lo lograron artistas plàsticos como Leornado Da Vinci o de Velàzquez, otro efecto interesante es la luz que se vislumbra detras de cada plano, marcando altamente la escena. Los decorados se deben a Syd Med, destacando una combinaciòn de estilos en arquitectura y ambientes superpuestos, dando una sensaciòn de profundidad.  La mùsica compuesta por el griego Vangelis, seudònimo de Evangelos Papathonassiu, que recientemente recibiera el Oscar a la mejor Banda Sonora presente en la pelìcula «Carros de Fuego» dirigida por el escocès Hugh Hudson; en «Blade Runner» Vangelis mixtura mùsica clàsica con la de ordenadores, encontrando un espíritu eclèptico muy acorde con la trama del filme.

Con todos estos mimbres Ridley Scott elabora una soberbia obra cinematogràfica  en un ejercicio preciosista hacia el futuro, con una gran belleza plàstica en cada fotograma, creàndose un autentico prodigio estètico y que supone una enorme experiencia visual para el espectador; Scott busca y encuentra una forma personal de hacer cine donde combina acciòn con una gran carga lìrica, mezclando estilos y situaciones, con una notable influencia del Expresionismo cinematogràfico alemàn de los años 20, especialmente «Metròpolis» de Fritz Lang, la gran dìstopia del Septimo Arte, el cine negro estadounidense de los años 40 y los comics del dibujante francès Moebius, alias de Jean Giraud.  

Scott consigue una pelìcula llena de simbolismo, con un ritmo variable, de escenas de acciòn a imàgenes de soberbia lentitud, lo que le da un carácter notablemente reflexivo y donde se indaga en la propia fugacidad de la vida, simbolizada en una decadencia social y cultural, en una desintegraciòn de la colectividad, en una especie de paranoia del poder de las multinacionales que dominan los propios Estados, como si los Gobiernos fueran una  sucursal del poder de èstas; en estas circuntancias el realizador busca junto con el propio espectador algun resquicio de humanismo, como un ejercicio de paràbola presente y futura aunque lleve a cuestionarse todo o casi todo, como la propia esencia de la identidad humana; Scott se convierte en un director polìtico en el buen sentido de la palabra, con un agudo sentido crìtico de la realidad del Poder y lo hace sin guiños, sin concesiones gratuitas, sin sentimentalismos, de una forma sincera y huyendo de cualquier tipo de manipulaciòn.

Scott hábilmente se da cuenta que el sustrato de la pelìcula se va mostrando poco a poco a lo largo de la trama, adentràndose en el universo de lo consciente y de lo subconsciente, donde ningún personaje es capaz de comprender el mundo que le rodea, donde ningun personaje es capaz de rebelarse, parece como si todos aceptaran su triste destino, en una especie de fatalismo màs propio de culturas àrabe-musulmana u oriental que de la cultura occidental, fatalismo muy bien representado en un ambiente lùgrube y decadente, de degradaciòn social y urbanìstica, con una lluvia àcida incesante, de diferentes tribus urbanas que parecen como nòmadas, de una gran multiculturalidad y de mezcla entre etnias y culturas; sin embargo ello no resulta armonioso ni enriquecedor, màs bien resulta agobiante y desesperanzador.

La acciòn se desarrolla en la ciudad de Los Angeles en el año 2.019, en unos Estados Unidos sobrepasados econòmicamente por Japòn (como apuntaban las predicciones populares en la dècada de los 80), por todo ello la cultura y la publicidad del paìs nipon està muy presente en la arquitectura de la urbe. La tierra por la contaminaciòn es un lugar  poco apropiado para vivir, por lo que las Naciones Unidas aconseja emigrar para las colonias de Marte. Para trabajar como esclavos en estas colonias espaciales se crearon los «replicantes», unos androides con forma humana, cuyos recuerdos sòlo se basan en fotografìas e iconos, con una fuerza y una agilidad superior a la de los humanos. Tras una rebeliòn de los «replicantes» en Marte, muchos de ellos huyen a la tierra y las autoridades se afanan por eliminarlos y para ello han creado los «Blade Runner», una especie de policìa especial para este fin. Un «Blade Runner» llamado Rick Deckard (Harrison Ford), es llamado de su retiro despues de que un compañero fuera asesinado por un replicante denominado Leon  (Brion James) y su antiguo superior Bry ( M. Emmet Walsh), le informa que se han detectado cuatro replicantes en Los Ángeles, el propio Leon, soldado y obrero, Roy Batty (Rutger Hauer), especialista en lucha en comandos, Zhora (Joanna Cassidy),  prostituta entrenada para ser asesina y Pris (Daryl Hannah), creada y diseñada para dar placer. Deckard es descreído y exceptico, que nos hace recordar a los detectives de las pelìculas de Cine Negro y acepta de mala gana esta misiòn y se da cuenta que la huida a la tierra de los replicantes se debe a que èstos buscan a su diseñador y conseguir vivir màs de los cuatro años para los que fueron programados. Deckard visita a  Tyrrel (Jose Turkel), el diseñador de los replicantes y conoce en su despacho a Rachael (Sean Young), su joven secretaria, una replicante que se cree humana ya que tìene recuerdos, sin embargo ello se debe a que Tyrrel le implantò la memoria de una sobrina suya; Rachael visita a Deckard en su apartamento pero huye desesperada al darse cuenta de su verdadero origen, posteriormente Deckard encuentra a Zhora en una local de strip tease, donde èsta hace un espectaculo con una serpiente, Zhora al darse cuenta huye por las calles, pero Deckard la atrapa y la elimina. Poco después Leon intenta atentar contra Deckard, sin embargo  Rachael le salva la vida a èste, dàndose cuenta el Blade Runner que la replicante tìene algun elemento humano, a partir de entonces la trama se vuelve màs oscura, donde los replicantes se vuelven màs humanos y los humanos menos humanos. Rachael acompaña al apartamento de Deckard y se enamoran, mientras tanto Roy asesina a Tyrrel porque èste no quiere prolongarle su vida; Finalmente se produce una lucha final entre Roy y Deckard y en el ultimo momento el replicante se sacrifica para salvar la vida a a Deckard.

6 Responses to “Blade Runner”

  1. La mejor distopìa del cine, despues de Metropolis de Lang

  2. Estoy de acuerdo contigo.

  3. Lo mejor de Scott sin duda.

  4. Me encanta esta peli.

  5. No es lo mejor de Scott, pero se acerca a la perfecciòn.

  6. gran pelicula

Leave a Reply