Uno de los Nuestros

sábado, enero 21st, 2012

Puede que «Goodfellas» ( traducida al castellano como «Uno de los Nuestros» en España y en Hispanoamérica como «Buenos Muchachos» ) 1.990, Estados unidos, sea lo mejor que ha dirigido Martin Scorsese, donde su genio y quehacer narrativo llega a la máxima cumbre y que también sea junto con «El Padrino» de Coppola, en su primera y segunda parte lo mejor que se ha realizado sobre los rudos mafiosos ítalo-norteamericanos, que el propio Scorsese ya lo tratara en «Malas Calles» en 1.973 y que lo volvería a tratar en «Casino» en 1.995. Basada en la nóvela de Nicholas Pileggi «Wiseguy» donde mezcla elementos reales como imaginarios, por lo que no es la típica película basada en hechos reales, como tampoco es una ficción producto solamente de la imaginación del autor; lo curioso es, que esta propia novela fuera llevada a la televisión en forma de serie y a la gran pantalla como comedia de la mano de Brian De Palma en el film de 1.986 «Wise Guys».

En «Goodfellas» Scorsese la dota de elementos dramáticos, pero sin perder elementos irónicos y sarcásticos, dando píe a una narración tipo «río» que también la llevaría en «Casino» adaptación de otra obra de Pileggi e imitada genialmente en el film brasileño «Ciudad de Dios» de Fernando Meirelles y Kátia Lund; esta narración «río» da a la película cierto tono épico que el propio Scorsese adereza con un determinado estilo periodístico muy presente en la novela de Pileggi.

Scorsese buscando la originalidad y la forma de diferenciarse de las anteriores adaptaciones, tanto la televisiva como la cinematográfica se introduce elementos nuevos producto del material de investigación sobre el mundo de la Mafia que Pileggi lo obtuviera de su anterior etapa de periodista especializado en sucesos y crimen organizado, a ello se añade que antes de rodar, el propio Scorsese dió a los actores principales la libertad de improvisar en los ensayos, forjándose de esta forma el perfil definitivo de los personajes principales y añadida al guion final firmado por Scorsese y Pileggi.

El personaje principal es Henry Hill ( Ray Liotta ) de padre de origen irlandés y madre de origen siciliana, nacido en el barrio de East New York de mayoría ítalo-norteamericana que desde su más tierna infancia se siente atraído por el mundo de la mafia y el crimen organizado, por lo que comienza como informante del hampa local y pronto queda bajo la tutela del capo Paul Cicero ( Paul Sorvino ) y sus asociados Jimmy Conway ( Robert de Niro ), también de padre irlandés y madre italiana como Henry, de carácter frio y despiadado y Tommy DeVito ( Joe Pesci ) un psicópata de agresivo temperamento y gatillo fácil que lo convierte en un asesino en serie, aunque dotado de un fuerte sentido del humor entre irónico y sarcástico, en momentos casi parece un cómico homicida, mezclando charlas insustanciales con otros matones a terribles amenazas o realizar cualquier tipo de atrocidad.

Tanto Hill, como Conway y DeVito se especializan en atracos y extorsión comenzado una carrera criminal desde los años 50 a los 80, un paso del tiempo que Scorsese intenta transmitir dotando a la película de una banda sonora basada en éxitos de música pop de cada década, diferenciándose de la banda sonora de «Malas Calles» que resultaba anacrónica para transmitir la decadencia de un determinado crimen organizado.

Hill se casa con Karen ( Lorraine Bracco ), una chica de origen judío del barrio de clase media de Five Towns, alejada por educación familiar del mundo de la Mafia, pero atraída de forma morbosa por el y ese morbo toma el cuerpo de Hill, para Karen, Hill es el exponente de un mundo insano y violento pero que se ve abocada a el por una atracción llena de fatalidad. Sin embargo Karen no asume el rol de esposa sumisa y callada como el resto de las mujeres de los mafiosos y este hecho le supone muchos problemas y conflictos, no sólo con su marido, si no tambien con los compañeros de su marido.

Con el paso de los años, Hill se ve envuelto en atracas, algunos sonados de fama mundial como el de la Luftansa en el aeropuerto de John F. Kennedy y donde Conway asesina al final a la mayoría de los participantes, como si su única forma de vida fuera el asesinato y como si solamente pudiera encontrase seguro matando a todas las personas que le rodean, en otro momento Hill va a parar en prisión donde comparte celda con el capo Cícero y pasan el rato elaborando sabrosas cenas con otros mafiosos encarcelados gracias a los sobornos a los funcionarios de prisiones; salido de la cárcel Hill se mete de lleno en el narcotráfico a pesar de los consejos de Cícero convertido en una especie de guía espiritual de todos los mafiosos.

A Hill y a Conway por ser medio-irlandeses no se les permite entrar de lleno en la «Familia», pero DeVito consigue ser admitido como miembro de pleno de derecho, pero ese mismo día es asesinado por la propia organización en venganza por la muerte de otro mafioso donde interviniera el propio DeVito.

Ya entrado en los 80 Hill es detenido por tráfico y posesión de drogas y ante el temor que su familia fuera asesinada por Conway se acoge al programa federal de protección de testigos y testifica contra sus antiguos jefes y compañeros llevando a Conway y a Cícero a prisión. Hill junto con su familia comienza una nueva vida alejado de todo y de todos, una vida sin sentido para él.

Scorsese en «Uno de los Nuestros» no realiza juicios de valor al contrario en otras de sus obras, este film es una panorámica de una Norteamérica ilegal con un grupo de personas cada vez más repulsivas y corruptas y poseedoras de una vida no simplemente fuera de la la ley, sino fuera de toda posible ley.

3 Responses to “Uno de los Nuestros”

  1. Despues de la saga de «El Padrino» de Coppola, lo mejor del cine sobre la mafia.

  2. Soberbio el director y soberbio los actores.

  3. Gran interpretaciòn de Liotta, la mejor de su carrera.

Leave a Reply