Apocalypse Now

sábado, noviembre 19th, 2011

Siempre me ha surgido la duda si la mejor película de Francis Ford Coppola es la saga de «EL Padrino», sobre todo su primera y segunda parte o es «Apocalyse Now. Lo cierto es que todas estas producciones son autenticas obras maestras, donde se refleja el genio del director estadounidense de origen italiano, un genio paradímagtico, a veces incomprendido y que encontramos en su esencia y en creatividad una de las mayores bases del cine moderno.

«Apocalyse Now», (Estados Unidos, 1979), es una libre adaptación de la novela de Joseph Conrad «El Corazón de las Tinieblas», obra del siglo XIX que trata la brutalidad de la explotación colonial en el Congo del rey Leopoldo II de Bélgica, pero llevada a la guerra de Vietnan en los años 60 del siglo XX; la violencia contra los nativos africanos en la obra de Conrad se transforma en la violencia del ejercito norteamericano contre la población civil vietnamita, el viaje incíatico del marinero Marlow, contratado por los belgas para localizar a Kurtz, que dirige una extraña factoria de marfil y que ha perdido los limites de la vida social como se conoce en Europa. convirtíendose en una especie de líder tribal entre los nativos, se transforma en un viaje inicíatico del capitán del ejercito estadounidense  Willard (Martin Sheen) que por orden de sus superiores tíene que encontrar en medio de la selva de Camboya al coronel Kurtz (Marlon Brando), un ex boina verde que se ha erigido en una especie de deidad por los nativos, creando una especie de seudo-estado, muy negativo para los íntereses de la administración estadounidense en el Sudeste Asiatico; por ello las ordenes a Willard no es sólo encontrar a Kurtz, es tambien asesinarlo.

A medida que Willard se adentra en la jungla se ve fuertemente influido por la naturaleza salvaje, por los extraños comportamientos de sus compañeros de armas, consecuencia directa del propio conflicto bélico y por los efectos nocivos de drogas y alcohol, en Willard el grado de civilización, por lo menos en el sentido occidental del término va desapareciendo y poco a poco se parace cada vez más a Konrad, convirtíendose casí en una especia de «alter ego».

A partir de este momento Coppola transforma los escenarios e incluso la propia acción del film en menos realistas y adquieren una extraña simbología cercana a la obra del poeta anglo-norteamericano T.S. Eliot y los mitos filosofícos y religiosos de de la «Rama Dorada» del autor escocés James George Frazer; pero ello no significa que el horror desaparece, nos encontramos con un descenso en picado, un descenso vertiginoso al corazón de ese propio horror, sin embargo Coppola lo logra sin apenas mostralo; es un horror psicológico que corroe las propias entrañas del espectador, Coppola a lo largo de todo el film no muestra una violencia  en si, muestra sobre todo las cicatrices de esa violencia que permanecen durante mucho tiempo y que no resulta efímera

Y ese viaje inicíatico lleno de horror llega a su fin con el encuentro entre Willard y Kurtz, entre Sheen y Brando, como el encuentro de dos mundos que en ocasiones es un mismo mundo.

El mundo de Kurtz es un mundo lleno de horror y simbolismo, como el viaje inicíatico de Willard, un mundo no regido por principios morales ni eticos, un mundo dominado por una violencia salvaje y primitiva, pero no un mundo no muy distinto al nuestro; Coppola al mostrar ese mundo lo hace sin concesiones cara a la galería huyendo de un enquilosamiento filosofíco y de una beateria intelectual; es un Coppola duro que no intenta atraerse el corazón del espectador si no sus vísceras.

y en el remate del film nos encontramos con un final ambiguo, lleno de interpretaciones, diferente segun que versión y que ha sido fruto de rumores y leyendas urbanas que el propio Coppola que en el día de hoy, despues de más de 30 años de su estreno no ha querido poner ni un poquito de luz a todas estas aseveraciones.

Cuando hablamos de «Apocalyse Now» no debemos olvidarnos de sus secuencias memorables, llenas de garra y que no dejan indiferente al espectador, como la escena inicial de  Willard tendido en la cama y mirando al ventilador del techo, escena cargante y desapasionada, donde el hastío de una atmósfera caliente y monótona se transmite con habilidad al que la está viendo en la pantalla, la de los helicópteros estadounidenses sobrevolando la selva y bombardeándola de napalm y teníendo como banda sonora la canción «The End» de The Doors, la escena tambien de helicóperos bombardeando un poblado vietnamita, todo ello ambientado con la «Cabalgata de las Valkirias de Richard Wagner, como los ducumentales para formación de cadetes de la Luftwaffe, con un coronel istriónico y fuera de si encarnado por un genial Robert Duvall; el interrogatorio de por parte de Kurtz a Willard, con una combinación de luces y sombras en el rostro del coronel como simbología de las luces y sombras del alma humana y del propio personaje; del sacrifio del toro como simbolo del propio horror del ser humano y la propia naturaleza que en este caso lo subjuzga.

«Apocalypse Now» es una obra de arte escalofriante, sobrecogedora y quízas perfecta y ha escrito con letras de oro la Historia del Cine.

2 Responses to “Apocalypse Now”

  1. Un peliculon, poco comercial, pero un peliculon.

  2. Peli rara, pero interesante en todos modos.

Leave a Reply