Eric, Oficial de la Reina

domingo, febrero 13th, 2011

Desde mi modesto punto de vista, la película «Soldaat von Oranje» traducida al castellano como «Eric, Oficial de la Reina» (1.977) es una de las más significativas del holandés Paul Verhoeven antes de su incorporación al engranaje hoollywoodense con «Robocop» (1.987).

En este film se ve el mejor Verhoeven, con un estilo sobrio y preciso, visualmente muy  elegante  y consiguiendo ser narrativamente muy enérgica, con un estilo muy moderno y a la vez pulido de planificación.

Esta visualidad es muy apreciada en el cine comercial debido de su atracción por parte del gran público y en ocasiones el propio Verhoeven, en esta película, consigue el sueño de Lean de aunar comercialidad y profundidad intelectual.

A pesar del título, la película no es grandilocuente, ni heroica, ni patriótica, si no que supone una mirada escéptica y a la vez crítica del periodo de ocupación alemana de Holanda durante la II Guerra Mundial, tema que continuaría el propio Verhoeven en la más reciente «Zwartboek» (2.006) «El Libro Negro» un film lleno de referencias y autocitas a «Eric, Oficial de la Reina». Verhoeven da una visión de la resistencia anti-nazi no tan tópica y alejada de la corrección política y de la historiografía mayoritaria pero sin caer en un revisionismo histórico, porque en este film como en el resto del director holandés, todos los personajes están llenos de claroscuros y se aleja de los maniqueísmos, dando entender que éstos no son más que un producto de una cierta estrechez de miras.

Verhoeven utiliza también elementos típicos de su filmografía, como un sexo escabroso y morboso y lo escatológico, no sólo como elementos de identidad fílmica, si no como forma de llamar la atención al espectador y en cierto modo despertarle la conciencia, al retrotraerle a sus vicios escondidos, del yo más oscuro de todos. Y es de esta forma como Verhoeven va desmontando los falsos maniqueísmos que constituye la esencia del buen gusto burgués, pero no sólo estéticos, si no también intelectuales; Verhoeven , hasta cierto punto, había predicho a finales de los 70 del siglo XX la mojigatería intelectual y la falsedad de la corrección política como señas de identidad del mundo occidental y opta por poner al servicio de su discurso estético todos las formas y los medios fílmicos a su alcance.

La trama trata de la trayectoria de varios amigos procedentes de la clase media-alta, estudiantes de la Universidad de Leyden que ante la invasión y posterior ocupación de los Países Bajos por Alemania toman diferentes rumbos, como Erik Lashof ( Rutger Hauer, el actor fetiche de Paul Verhoeven desde 1.969) que opta por ingresar en la Resistencia tras un periodo de incertidumbre, medio fracasando en sus acciones y que acaba finalmente como asistente personal de la Reina Guillermina I en su exilio de Londres, como Guss LeJuene ( Jeroen Krabbé), el típico ricachón vividor y cínico, pero en la clandestinidad miembro activo de la Resistencia y que muere siendo torturado cruelmente por la Gestapo, como Nico ( Lex Van Delden), también miembro de la resistencia que acaba muerto en plena acción contra los alemanes, como Robby Froost ( Eddy Haberna), radioaficionado miembro de la Resistencia que acaba delatando a sus compañeros, Jack Ten Brick (Dolf de Vries), miembro también de la resistencia y único superviviente junto de Erik a la guerra, Jan Weinberg (Huib Rooymans), antiguo campeón universitario de boxeo de origen judío que acaba siendo ejecutado por los alemanes o Alex (Darek de Lint), hijo de alemana, que opta por el colaboracionismo  y se enrola en una unidad  SS formada por holandeses y que es enviado al frente soviético donde muere de una forma grotesca

Todos estos  personajes son un fresco de la sociedad holandesa del momento y con abundantes guiños contemporáneos, personajes no tan perfectos ni tan pérfidos y llenos de matices y debilidades, como es la vida en sí, como es la vida misma.

Leave a Reply