Hundstage

domingo, enero 30th, 2011

Hundstage en aleman significa dia de perros, pero al contrario que en castellano que lo definimos como un dia lluvioso y frio, los germano-hablantes lo definen como un dia caluroso y tormentoso, propio de Centroeuropa sobre todo a finales de la primavera.

La pelicula austriaca «Hundstage» (2.001), dirigida por Ulrich Seidl se desarrolla en dos dias de fuerte y tormentoso calor, siguiendo la historia de varios vecinos de una zona residencial a las afueras de Viena y esa zona residencial se convierte no sólo en un microcosmos de Austria, se convierte en un microcosmos del globalizado mundo actual, con sus obsesiones, con sus complejos, con sus grandezas y con sus miserias. El mundo reflejado en «Hundstage» es un mundo retorcido, un mundo que ha perdido la inocencia hace ya tiempo, donde las bajas pasiones humanas anda a sus anchas. En un mundo que ha perdido sus valores, en un mundo donde el relativismo se ha hecho el amo y señor, en un mundo donde todo vale, un mundo que ha perdido la noción de sociedad, de colectividad, dónde sólo existe el individuo y este individuo totalmente aislado, a pesar que pueda estar rodeado de una multitud de individuos tambien totalemente aislados.

Puede que Seidl se haya convertido en uno de los directores que mejor saben revelar la época que nos ha tocado vivir y procede de un país, donde lo complejo, lo retorcido y lo morboso es parte de su identidad.

Es curioso que a Austria siempre se le ha dado una imagen de país de cuento de hadas, de país dulce y tranquilo como refleja su bello paisaje, de país de postal, de país hasta naif. Puede que esta imagen lo diera el propio cine, como  en la seudo-histórica saga de Sisí, protagonizada por Romy Schneider en los años 50 o la producción estadounidense de «Sonrisas y Lágrimas» dirigida por Robert Wise, rodada en Austria y una de las películas más taquilleras de los 60. Pero esta imagen  está muy alejada de la realidad, recordemos que en Austria se desarrolló el nacionalismo alemán más radical, germen de futuro nacional-socialismo, recordemos que Hitler era de origen austriaco, recordemos que muchos jerarcas nazis que tuvieron un fuerte protagonismo en el «Holocausto» habían nacido en Austria, como Eichmman, como Goeth, o como Globocnik, tambien recordemos casos recientes en Austria, como el secuestro de Natasha Kampusch  o el denomindo «Monstruo de Amstetten».

Y esa Austria insana es revelada en «Hundstage» y Seidl lo muestra con toda su crudeza en un caledoscopio coral, donde los personajes son victímas de ese ambiente moral, donde parece que la propia pesadez del dia influye en ese propio corportamiento heterodoxo. Seidl consigue transmitir esa sensación en un hiperrealismo que a veces se muestra sublime, mostrando una falta de tacto que hasta resulta de agradecer en un tiempo que predomina tanto lo políticamente correcto en ambientes intelectuales y no tan intelectuales.

El vacío y la angustia existencial se nota, los personajes están en un torbellino psicológico, están en una desesperación brutal y no saben como salir de ella, es como el «No Future» que hablaban los punks a finales de los 70, pero el nihilismo de aquellos jóvenes británicos, en este caso se ve sucedido por una depravación moral.

Todos estos hechos son difíciles de reflejar, pero Ulrich Seidl lo consigue mostrar, sin apenas estridencias, en una realización plana y sin apenas banda sonora, pero con unos dialogos efectivos y llenos de gran fuerza y garra.

Al ver «Hundstage», siempre recordaremos a personajes como la joven gogó maltratada por su pareja, del jubilado y su relación morbosa con su asistenta, de la profesora de mediana edad y sus relaciones sado-masoquistas con un marginal y el amigo del marginal, de la pareja separada por la muerte de su hija y que siguen conviviendo bajo el mismo techo, él refugiandose en un silencio autista y ella en la promiscuidad sexual, del parlachin amante de la cerveza, del especialista de alarmas que comete hechos vandalicos para asi  vender su producto y la autotopista pertubada que finalmente es violada por el especialista de alarmas. Personajes que representan el mundo de hoy y aunque no lo queramos son nuestro propio autoreflejo.

2 Responses to “Hundstage”

  1. Es verdad, esta pelìcula como pocas refleja el mundo e actual y estamos en un mundo insano.

  2. Asì es Austria y asi son los paìses germànicos.

Leave a Reply