Amarcord

domingo, enero 23rd, 2011

Hay una serie de títulos por lo que uno ama el cine y «Amacord» (1.973), «Yo Recuerdo » en castellano, de Federico Fellini es uno de ellos.

En este film, el genio de Rímini llega a  la  apoteosis de su creación y desde mi punto de vista, es su mejor película, donde se refleja lo mejor de su hacer y donde sus excesos en otros films, como un íntenso barroquismo se estiliza y se sucede una profusión de imágenes extraordinariamente líricas e íntensas, como son los verdaderos recuerdos.  «Amarcord» es ante todo una serie de recuerdos, recuerdos a veces no del todo objetivos, pero recuerdos que han formado el propio universo interior de Fellini y se refleja en toda su obra, ya que «Amarcord» es Fellini en estado puro y «Amarcord» tambien está presente en todas las otras de obras de Fellini.

Si la Parma de «Novecento» de Bertolucci era un microcosmos de Italia, tambien la Rímini de «Amacord», aunque oniricamente la hacen llamar Bogo, es un reflejo de la nación transalpina, con sus luces y sus sombras. Fellini quiere dar una imagen colectiva de un pueblo, de toda una sociedad y con ello da una visión mucho más alegre y hasta desenfada y mucho menos sombria que cuando trata a individuos aislados. Este hecho hace que el film sea un mosaico generosamente fracturado que no pertenece a un solo personaje, pero no pensemos que «Amarcord» es una película coral, porque cada personaje tíene su propia complejidad y su mundo interior, Fellini logra transmitir lo colectivo y la individual en un mismo plano y el espectador ve la multitud, pero tambien ve el individuo.

En esta sucesión de recuerdos que es «Amarcord», los niños y los adolescentes adquieren una importancia especial, es su visión ingenua, vitalista y a veces distorsionada. Lo que Fellini intenta transmitir, en este aspecto la película adquiere un fuerte tono autobiográfico. Y esta visión es geneticamente crítica, la Italia fascista de los años 30 se observa como algo grotesco y esperpéntico, pero no se esconde su violencia y su brutalidad, aunque esta violencia y brutalidad se ve como algo especialmente absurdo y sin sentido. Por todo ello Fellini utiliza una mirada especialmente mordaz, como si la risa fuera el mejor antídoto contra la intolerancia.

Pero este fascismo no logra acabar con el vitalismo de una sociedad, no logra acabar con el alma humana y ese Bogo-Rímini está vivo y el propio Fellini para reflejarlo utiliza recursos clásicos y casi academicos como la progresión a través de las estaciones y así introducir el efecto del estado de ánimo de los personajes.

Personajes todos memorables y llenos de encanto, como el joven Titta, alter ego del propio Fellini, Miranda, la madre de Titta, la típica mamma italiana. Aurelio, el padre de Titta, conservador con su familia pero anti-fascista. Su tio Teo, internado en un manicomio, el historiador aficionado, una especie de cronista local y su visión sarcástica de  la realidad, la casquivana y coqueta Gradisca, sex- simbol de Bogo, sex-simbol de Italia. El vendedor ambulante Biscein, la estanquera pechugona, el anciano arcordeonista ciego o Volpina, la prostituta ninfómana, todos personajes que al verlos nunca se nos olvidará.

Y el vitalismo se refleja tambien  en una serie de escenas memorales que siempre quedaran prendidas en la retina de quíen tenga la suerte de haberlas visto, aderezadas por la hermosa fotografía de Guiseppe Rotunno y la música de Nino Rota. Escenas como, la aparición del transatlántico por la noche, la nevada en la ciudad costera, la carrera de coches por las calles de la ciudad, la escena iniciatica de la estanquera, la internacional sonando desde un campanario, el acto fascista con la aparición del busto de Mussolini, la visita a la casa de campo familiar del loco internado en el manicomio, la llegada del haren del emir al principial hotel de la ciudad, el recibimiento del Principe y finalmente la oniríca escena de la boda, como fin del recuerdo y fin de la película.

3 Responses to “Amarcord”

  1. Nací en el 67 y no vi la película cuando se estrenó, la alquilé en VHS cuando decidí conocer algo de cine clásico: Casablanca, Sed de mal, El tercer hombre, El halcón Maltes, etc. casi todas películas de cine negro americanas.
    El cine italiano no me atraía hasta que vi esta película y, de entre todo lo bueno que comentas de ella, lo que me llegó fue la escena del loco aprovechando un descuido para encaramarse a un árbol.
    En un momento de mi vida que no tenía pareja pero deseaba tenerla, el grito «quiero una mujer» sin atender a razones, tuvo que ver con decidir trabajar en Baleares, lo que facilitó que conociese a mi pareja.
    Más allá de la trama y el argumento, el buen cine es capaz de provocar reacciones emocionales y desatar muchos recuerdos.

  2. Amarcord es una película mítica, es lo mejor de Fellini desde mi punto de vista y lo más interesante de este film es que tíene una serie de escenas memorables, como la del loco que se sube a un árbol y grita por una mujer.
    Eso lo hemos hecho todos, aunque no seamos locos y no nos hemos subido a un árbol, sin cuadra nuestra garganta no gritaba, pero gritaba nuestro corazón y nuestra alma.
    Ahí reside el genio de Fellini, que sabe retratar como nadie las emociones,

  3. Yo tambièn la observo como la mejor pelìcula de Fellini, donde se nota lo mejor del director de Rìmini.

Leave a Reply