The Rocky Horror Picture Show

domingo, febrero 17th, 2019

Conocida en el mundo hispánico en su título original en inglés, tras su comercialización oficial en la capital británica durante el verano de 1.975, resultó ser un estrepitoso fracaso en taquilla, pero con el paso del tiempo fue adquiriendo una mayor reputación cultural y social gracias a el pase continuo del filme en una sala de Nueva York en la sesión «Golfa» de medianoche, creándole una serie de fanáticos seguidores, convirtiéndose de este modo en uno de los ejemplos más significativos de «Película de Culto»; Fans que en auténtico ejercicio de «frikismo» sobresalen por una interacción con la cinta, llevándose consigo una determinado número de objetos como globos, confetis, matasuegras, gorritos de fiesta, pistolas de agua, papel higiénico, bolsas de granos de arroz, ejemplares de periódicos o linternas, utilizándolos en determinados momentos de la proyección en concordancia con la misma descripción.

Resultaba una adaptación cinematográfica de la comedia musical «The Rocky Horror Show», estrenada en los escenarios del «Royal Court Theatre» en el West-End londinense el 19 de junio de 1.973, con libreto y tonadas de Richard O’Brien, junto con la dirección escénica de Jim Sharman, donde se intenta narrar una extraña y a la vez rocambolesca historia, llena de elementos fantásticos, protagonizada por Janet y Brad, una inocente pareja cuyo coche se se avería en una tormentosa noche forzándoles a buscar refugio en una mansión cercana. Lo que no saben es que el casal pertenece al Dr. Frank N. Furter, una especie de científico loco travestido, atendido por una chocante servidumbre como el mayordomo Riff Raff, su hermana la sensual Magenta y la gruppie Columbia; precisamente en aquella noche coincide la convención anual de transilvanos en la propiedad y desde el primer momento, toda esta colectividad intentará encaminar al bisoño duo hacia un mundo prohibido, provisto de encanto y vivacidad. Esta chocante semblanza se ve sazonada por una serie de pegadizas canciones como «Sciencie Fiction/Double Feature», «Dammit Janet», «Time Warp», «Sweet Transvestite» o «I’am Going Home» .

Para el traslado de todas estas sensaciones a rollos de celuloide se consigue la financiación de la británica «Michael White Production» junto con la estadounidense «20th Century Fox» , encargada así mismo de la distribución, asumiendo Michael White la producción ejecutiva, donde Richard 0’Brien y Jim Sharman repiten los roles de compositor y director respectivamente , Peter Suschitzy se responsabiliza de la fotografía , Terry Ackland-Snow, brega con los decorados, Guillain Dosd y Richard Pointing se encarga del vestuario y Terry Graeme Clifford acapara la edición.

Para el casting la mayoría de estrellas del Rock de las «Islas» , incluyendo al mismo Mick Jagger se prestaron a colaborar, pero al final se procedió con continuar con los mismos intérpretes de la representación en tablas, siendo el caso de Tim Curry (Dr Frank N. Furter), Patricia Quinn (Magenta), Nell Cambell (Columbia), Jonathan Adams (Dr Scott) o Meat Loaf (Eddie) aunque la «Major» estadounidense exigió para los papeles de Janet y Brad a figurantes procedentes de Norteamérica como Susan Sarandon, todavía en aquel momento una estrella en ciernes y Barry Boswick ya bregado en el teatro musical al haber recreado el personaje de Dany Zuko de la conocidísima «Grease» en los escenarios de Chicago a principios de la década.

El resultado en fotogramas es un espectáculo extravagante, osado, libertino, sexual, hedonista, provocador y descarado, convertido en un auténtico carnaval evolucionando hacia lo «Kitsch» y bizarro, donde en cierto modo las escasas pretensiones intelectuales provocan vitalismo y frescura, buscando ante todo la originalidad.

Se intenta transmitir una visión alegre y vitalista de la homosexualidad, en una aceptación libertaria sobre las variedades de género, a lo que se une una sugestiva mezcla entre el homenaje y la parodia al «Cine de Terror», sobre el todo el notoriamente convencional de la mítica productora «Hammer» , la «Ciencia Ficción» más de serie «B» y las producciones clásicas en Blanco y Negro de la RKO de los 30; con ello los elementos sarcásticos y plenamente humorísticos adquieren una importancia capital. Puede también resultar chocante que la película contenga una extraña y nada acomoditicia inocencia unido a un siempre taciturno elemento poético.

El filme se convierte con los minutos de metraje en una experiencia extraña y a la vez liberadora, dentro de un cosmos fascinante de seducción, provisto de símbolos y referencias que provoca las delicias de los aficionados a la criptología . Por otra parte las escenas poseen una vida propia, superando la percepción fílmica y musical, cargadas de hechizo y enormemente acometedoras.

Sharman se muestra como un realizador inteligente y perspicaz, donde no le hace ascos a los elementos más teatralizados, sabiendo aunar creatividad con osadía, con gran sentido de ritmo cinematográfico, sabiendo concebir ante todo un producto enteramente inédito; a pesar de ser una creación tan llena de clarividencia, el director no se deja caer bajo los cantos de sirena de la egolatría y narcisismo, dando de eso modo existencia interna a la obra.

La fotografía de Suschitzky es alegre y vigorosa, la escenografía de Ackland-Snow es un verdadero canto a los sentidos, en una estética maravillosamente decadente, el guardarropa de Dodsy Pointing llega a lo sublime, poca veces alcanzado en la «Gran Pantalla», el montaje de Clifford es ducho y apropiado. En cuanto a la interpretaciones de los figurantes hemos de destacar a Tim Curry , especialmente perspicaz en el mejor rol de toda su carrera , al lado de Susan Sarandon , en un registro sumamente curioso, Barry Bostwick notoriamente versatil y terminando en las profesionales glosas de Patricia Quinn, Nell Campbell y Jonathan Adams.

Como datos anecdóticos, destacaremos el homenaje realizado a la cinta de los 70 en el videoclip de la canción «Hotel Nacional», segundo single del álbum «Miss Little Havana» de la cantante cubano-norteamericana Gloria Estefan publicado en 2.012 y la versión televisiva conocida como «The Rocky Horror Picture Show: Let’s Do the Time Warp Again»; producida por la «Fox» y con realización de Kenny Ortega.

Leave a Reply