Pulp Fiction

sábado, marzo 18th, 2017

Producción estadounidense de 1.994, significando el segundo largometraje de Quentin Tarantino como director tras «Reservoir Dogs», trabajo que sólo dos años antes, había conseguido impactar fuertemente tanto en el público como en la «Crítica» especializada, junto a indudables influencias extra-cinematográficas; ello deparó una fuerte expectación que fue corroborada en este caso con un mayor apoyo económico de la mano «A Band Apart», compañía fundada precisamente por el propio Tarantino y «Jersey Flms», junto a la distribución de la poderosa «Miramax Family Films» y una colaboración que hasta la podíamos calificar como entusiasta de gran parte del «Star System» hollywoodiense.

Con prácticamente el mismo equipo profesional que en la anterior cinta, Lawrence Bender asumía el rol de productor, teniendo al polaco Andrzej Sekula como operador jefe, con una dirección artística de la mano de Charles Collum; asimismo Besty Heimann se encargaba del vestuario, teniendo como montador a Sally Menke y siendo representativo la utilización de un amplio casting donde tenían cabida figuras como John Travolta, Samuel L. Jackson, Uma Thurman, Ving Rhames, Bruce Willis, Maria de Medeiros, Harvery Keitel, Tim Roth o Amanda Plummer.

Con un libreto exclusivo escrito por él de Knoxville en colaboración de Roger Avary, donde se relata tres historias entrelazadas, aparentemente dispares pero que poco a poco van cuadrando y al remate se acoplan a manera de piezas de un rompecabezas, como la de la histriónica pareja formada por Ringo y Yolanda que deciden asaltar cafeterías cansados de robar en tiendas de licores o los «gánsters» Vicent y Jules, encargados por su jefe Marsellus de hacerse con un misterioso maletín y cuando Vicent no las tiene todas consigo porque asimismo le ha tocado cuidar de la sensual esposa del cabecilla que se hace llamar Mia y corriendo el rumor que el capo mafioso ordenó asesinar al anterior guardaespaldas porque solamente le dio un masaje en los pies a la mujer; igualmente se detalla la narración de una vieja gloria del boxeo conocido como Butch que ha aceptado un soborno por parte de Marsellus para perder en el quinto asalto de su próximo combate, aunque en el ultimo momento decide escapar con el dinero al lado de Fabianne, su novia francesa. Volviendo a Vicent y Jules, estos han matado accidentalmente a su informador y se refugian en casa de su amigo Jim, pero Bonnie, la consorte de éste ultimo está a punto de volver del trabajo y para hacer desaparecer el cadáver lo más pronto posible se hacen con los servicios de Lobo, el «limpiador» más raudo y competente de la ciudad; finalmente el tándem de pistoleros formado por Vicent y Jules se encuentran como clientes en el establecimiento donde Ringo y Yolanda han resuelto atracar.

El trabajo fue presentado oficialmente en la edición del «Festival de Cannes» de 1.994, con una muy buena respuesta de la prensa versada y obteniendo en el conocido certamen cinematográfico de la Costa Azul la «Palma de Oro», comenzando una carrera de importantes reconocimientos académicos, destacando el «Oscar» a «Mejor Guión Original» de la ceremonia en 1.995.

El «Respetable» puede observar un filme difícil de etiquetar, muestra inconfundible de talento y genialidad, en medio de una práctica de cinema enormemente soberbia y ostentosa; el método descriptivo se exhibe atrayente y brillante, curiosamente sistematizado dentro de un desorden formal, en un ritmo trepidante que supera al mismo ojo del espectador, con movimientos de cámara chispeantes y lúcidos.

Nos encontramos con un realizador en estado puro, enormemente inspirado, lleno de garra y enjundia, regalando una labor prodigiosa, conducida de manera magistral e innovadora, cuidando enormemente cada escena, utilizando de vez en cuando recursos efectistas y surtiendo a una superficie llena de ampulosidad y carácter. Como en su previa «Opera Prima», a pesar de un estilo enormemente singular y propio, bebe de otros cineastas como Luis Buñuel, Francois Truffaut, Sergio Leone, Howard Hawks, Douglas Sirk y Martin Scorsese, aparte del universo fílmico de los «Spaghetti Western» y las películas de artes marciales de serie «B» de procedencia asiática, sin olvidarnos de todas las referencias de la «Cultura Pop» que desde bastantes lustros ha condicionado el instinto vital de varias generaciones.

La fotografía de parte de Sekula es alegre y chispeante, captando toda la luz y el color californiano, con unos escenarios que a veces se ven invadidos por lo «Kitsch» surgido de la imaginación de Collun, agregando un guardarropa vistoso gracias a los diseños de Heiman y destacando la edición atildada y casi perfecta de Menke que se convierte en un elemento esencial de la película.

Las interpretaciones de casi todos los figurantes son prodigiosas, desempeñadas por cada uno como prolongación de sus mismas vidas, descollando a un renacido John Travolta (Vicent), que tras algún tiempo de ostracismo vuelve a demostrar su calidad como actor, en un rol lleno de claro-oscuros, donde se mezcla cierta mansedumbre con un instinto homicida, acompañado por Samuel l. Jackson, magníficamente caracterizado en Jules, en que se evidencia suntuoso y desternillante y adjuntos a una Uma Thurman (Mia) espectacular y despampanante, sumergida en una belleza rara y de tangible sustancia andrógena. Entre los secundarios debemos centrarnos en Bruce Willes (Butch), en una espectacular e inesperada aparición, la portuguesa Maria de Medeiros (Fabianne) muy creíble y a la vez enigmática y sin olvidarnos de Harvey Kietel como Lobo, Ving Rhames (Marsellus), el británico Tim Roth (Ringo) y Amanda Plummer (Yolanda) muy metidos en su cometidos y especialmente correctos desde un punto de vista técnico.

El libreto es fundamentalmente sublime, en una trama fresca, innovadora e irreverente, narrada con mucho duende, en que cierta confusión se logra mezclar comedia, violencia y tragedia, con unos diálogos llenos de vida y saturados de talento, que con el tiempo se iban a convertir en parte del acerbo popular occidental. Los personajes y las situaciones son extremadamente inusitadas, donde los sujetos están perfectamente dibujados y caracterizados.

Al ejercicio siguiente Tarantino se encarga de uno de los cuatro segmentos que componen la cinta «Four Rooms» denominado «El hombre de Hollywood», en 1.997 dirige «Jackie Brown», un sentido homenaje a la «Blaxploitation» de los 70 y con el comienzo del nuevo milenio realiza las dos partes de «Kill Bill», respectivamente en 2.003 y en 2.004, con palpable ascendiente del cómic y las luchas cuerpo a cuerpo, continuando en 2.007 con «Death Proof», un concienzudo tributo al «Muscle car», la cultura relativa a automóviles de gran tamaño y cilindrada y a los géneros de «Exploitation» y «Slasher» también de la década de 1.970; es en 2.009 cuando consigue comercializar «Malditos Bastardos», con un estilo que recordaba el cine bélico italiano de mediados del siglo XX, prosiguiendo con los reveladores «Westerns»
«Django desencadenado» en 2.012 y «Los odiosos ocho» en 2.015.

One Response to “Pulp Fiction”

  1. Interesante bfiñm, lo mejor de los 90

Leave a Reply