Amadeus

miércoles, enero 9th, 2013

Según muchos, una de las más significativas películas de la década de los 80 del siglo XX, ganadora de 8 Oscars y dirigida por el checo Milos Forman, «Amadeus», Estados Unidos 1.984, es ante todo un prodigio de genialidad y buen oficio cinematográfico, con una estruendosa banda sonora, como era de esperar, una generosa puesta en escena que hizo cambiar el concepto de dirección artística en el cine y un guión que engloba una historia emocionante y fuertemente llamativa.

Milos Forman, nacido en la localidad checa de Caslav en 1.932, hijo de militantes anti-nazis que acabaron sus vidas en campos de concentración durante la II Guerra Mundial, alumno aventajado de la Escuela de Cine de Praga de donde saldrían los miembros de la famosa «Nueva Ola»  checa que maravilló a la crítica cinematográfica occidental en la década de los 60 del siglo XX, siendo Forman uno de sus más destacados miembros; es en la Checoslovaquia comunista de aquellos años donde alumbra los primeros filmes de Forman destacando «Los Amores de una Rubia» en 1.965 y «El Baile de los Bomberos» en 1.967, películas dotadas de fino humor y perspicacia que sabían burlar la atenazante censura del régimen; tras la invasión soviética de Checoslovaquia en 1.968, Forman se exilia en Estados Unidos, trabajando como profesor de Cine en la Universidad de Columbia; no es hasta 1.975 en que no vuelve a ponerse delante de una cámara y dirige «Alguien Voló sobre el Nido del Cuco», con gran éxito de crítica y público y ganadora de 5 Oscars, incluyendo «Mejor Dirección; también en Estados Unidos dirigió el musical «Hair» en 1.979 y en 1981 realiza la película sobre la Nueva York de principios del siglo XX «Ragtime» síendo «Amadeus» su cuarta incursión holywoodiense y en la que contara hasta la fecha con mayor apoyo económico por parte de los Grandes Estudios.

Basada en la obra teatral homónima del dramaturgo inglés Peter Shaffer, autor también del guión cinematográfico junto con Forman, aunque éste último no figure en los titulos de crédito; estrenada en los escenarios londinenses en 1.979, no es un «biopic» al uso, si no que es más bien una visión literaria de las relaciones personales y artísticas entre los compositores Wolfgang Amadeus Mozart y Antonio Salieri en el marco de la Viena de finales del siglo XVIII, en el reinado del emperador de Austria José II; es esta obra ante todo un estudio pormenorizado del comportamiento humano llegando a conclusiones teológicas e incluso metafísicas; la envidia artística del compositor de origen italiano Salieri por el austriaco Mozart se convierte en una obsesión por parte del primero, ve a Mozart como un ser vulgar, zafio, grotesco, sin apenas habilidades sociales pero con un genio innato para la música, como un artista total, cuya creatividad surge por generación espontanea, no por años de formación y estudios; es en cierto modo la noción romántica del genio original  y ello alimenta con los años un odio, un odio contenido aunque no domesticado que carcome por dentro la propia alma de Salieri. Shaferr fue galardonado con el Oscar al Mejor Guión Adaptado.

Todas estas sensaciones lo transmite con habilidad, rozando la perfección Milos Forman y regala al espectador una autentica cita con el arte, película llena de exuberancia, dotada de vida y preciosismo, plagada de momentos memorables de buen cine con un increíble atractivo visual, Forman que ganó por ella el Oscar a la mejor dirección consigue un magnifico dominio del tiempo narrativo y regala al espectador un autentico deleite audio-visual, precioso, elegante, lleno de sutilezas, con escenas memorables y magníficos planos magistrales.

Rodada en Viena pero sobre todo en Praga, la Praga donde Forman se hizo cineasta, una Praga que aun conservaba en sus calles el espíritu de la época de Mozart, una Praga que aun era la capital del estado checoslovaco sometido a un duro régimen comunista, una Praga que aun no se había vendido al turismo de masas; en este escenario Forman encuentra la Europa Central que él mismo se considera parte de ella y que le sirve de inspiración, por ello algunos han considerado a «Amadeus» como la película americana más europea y a la que se dota de una vieja sabiduría forjada a lo largo de Historia, deudora de la belleza, el arte y la creatividad de los antepasados pero también del odio, la violencia y las guerras de hogaño; Forman se convierte en un artista sutil y que se ve maravillado por su propio talento y lucidez.

«Amadeus» es también un film de personajes, donde se vislumbra un verdadero pulso narrativo, consecuencia directa del pulso psicológico entre Salieri (F. Murray Abraham) y Mozart (Tom Hulce); Salieri es oscuro, retorcido, con una gran tormenta interior, Mozart es completamente irreverente, no concoce el decoro y choca con la rigidez de la corte de los Von Habsburg, la corte más protocolaria y ceremoniosa de la Europa de la época, heredada de sus antepasados españoles de los Austrias y más en el tiempo del Gran Ducado de Borgoña; El Mozart de esta película nos puede parecer vulgar, pero lleno de vitalismo y frenesí, casi lo podemos ver como una figura contemporánea y cercana a los postulados de una estrella de rock. Puede que este pulso narrativo lo gane F .Murray Abraham cuya interpretación domina la escena y se sale de la pantalla, trabajo por lo que fue galardonado con el Oscar al mejor Actor protagonista: a ello se suma un magnifico plantel de secundarios como Elizabeth Berridge en el papel de Constanze, la esposa de Mozart, Christine Ebersole como Katerina Cavalieri, la protectora de Mozart o Jefrey Jones como el emperador José II.

Aparte de los anteriormente citados premios «Oscars» al mejor guión adaptado, al mejor Director y al mejor Actor Protagonista, «Amadeus» recbió los Premios de la Academia de Hollywood, a la mejor  película, la mejor Dirección Artística y Decorados para Patrizia Von Brandenstein,al mejor Vestuario para Theodor Pistek al mejor Maquillaje para Paul LeBlanc y Dick Smith y al mejor sonido para Mark Berger, Thomas Scott, Todd Boekelheide y Christopher Newman. Fue una autentica injusticia  que este film no recibiera el «Oscar» a la mejor Banda Sonora, que se debe a la mano de Neville Marriner y que magistralmente incluye piezas de Mozart, Salieri y Giovanni Batista.

Como elemento personal he de decir que «Amadeus» me causó una honda impresión personal cuando se estrenó en mi temprana adolescencia y a partir de entonces empecé a valorar el cine como una de las grandes artes del genio humano.

2 Responses to “Amadeus”

  1. Yo tambien empecè a apreciar el cine con «Amadeus».

  2. Gran pelicula.

Leave a Reply